Sabado, 13 de Agosto de 2022

INICIO | SALUD
SALUD

Alergias

Por: MSP. María Jocelyn Bravo Ruvalcaba
Médica egresada de la UASLP; maestra en Salud Pública por la Escuela de Salud Pública de México, del INSP
@Ma_joshyta

Share This:

“Una alergia, si los médicos descubren qué la causa, la curan. El miedo a tener alergia, la medicina no sabe curarlo”.

Alejandro Jodorowsky

La supervivencia del hombre en la Tierra no sólo se debe a que haya aprendido a adaptarse a los cambios climáticos o que descubriera nuevas formas de alimentarse, sino también a cambios intrínsecos, como lo ha sido el sistema inmune, encargado de regular la defensa del cuerpo frente a los microorganismos que se encuentran en el ambiente. No obstante, en ocasiones, esa respuesta se desarrolla de forma exagerada, produciendo una serie de alteraciones inflamatorias que dan origen a un cúmulo de síntomas que identificamos como alergias.

Hoy en día, las enfermedades alérgicas son uno más de los importantes problemas de salud pública, porque se estima que más del 40% de las personas tienen uno o más tipos de alergias, y las cifras cada año se incrementan, principalmente en niñas y niños, debido a exposiciones a diversas sustancias o bien a modificaciones en los hábitos, por ejemplo, de convivencia con los animales domésticos. Y aunque un individuo no nace siendo alérgico, su predisposición y la interacción con el ambiente favorecen su desarrollo, pues es una condición fuertemente de carácter hereditario, ya que con un progenitor alérgico se tiene un riesgo del 50% de posibilidad de padecer alergias, y se incrementa al 70% si el antecedente está en ambos padres.

Se denomina alérgenos a las sustancias capaces de estimular esa respuesta exagerada por parte de nuestro sistema inmune y son tan variados que puede ser desde alimentos, medicamentos, venenos, metales hasta aerosoles; de ahí la diferente sintomatología que presenta cada persona. Hay muchos tipos de alérgenos y, por ende, alergias, algunas de las más comunes son: rinitis alérgica, asma, alergia alimentaria, dermatitis atópica, urticaria y anafilaxia, siendo esta última la más grave e, incluso, mortal.

Las alergias preocupan al sector salud por su incremento, pero también por cómo afectan la calidad de vida de las personas, al ser una condición crónica que ocasiona alteraciones en el sueño, la concentración, llegando a impedir el desarrollo cotidiano de actividades como las escolares o las laborales.

Los síntomas dependerán del alérgeno, por ejemplo, en la rinitis alérgica destacan estornudos, picazón en nariz, descarga nasal y ojos llorosos; en la alergia alimentaria pueden presentarse hormigueo en la boca, hinchazón de labios y lengua; en alergia por picadura de insecto o dermatitis, picazón, enrojecimiento y comezón. Y en los casos de anafilaxia, dificultad para respirar, pérdida del conocimiento, taquicardia, baja de presión arterial, náuseas y vómito, entre otros.

La prevención es la clave, pues la única forma de evitar las alergias es no exponerse o evitar el contacto con los alérgenos. Es frecuente que las personas descubran, después de un primer episodio, que son alérgicos, pero no siempre con facilidad se identifica la causa, por eso la asesoría por parte de personal médico es de suma importancia, para tomar acciones como llevar un registro de las sustancias a las que se exponen y los síntomas que presentan, y así identificar detonantes, por ejemplo, si se es alérgico al polen, hay que tomar medidas como mantener las ventanas de casa cerradas y acudir al médico para iniciar tratamiento preventivo (inmunomoduladores) de ser necesario; o bien si se ha identificado que se es alérgico a ciertos alimentos, es necesario revisar etiquetas o menús.

No menos importante es mencionar que aquellas personas con antecedentes de cuadros severos de alergia deben portar siempre un identificador, contar con un plan de contingencia para atención médica oportuna y tener a la mano un kit de anafilaxia con medicamentos prescritos por un profesional de la salud, así como tener capacitados a familiares o amigos para saber actuar en esas circunstancias.

Identificar signos de alergia es necesario para la población, pues si alguna persona necesitara nuestra ayuda, conocer el procedimiento puede hacer la diferencia.