Jueves, 20 de Setiembre de 2018
INICIO | PUNTO VERDE
PUNTO VERDE

Automóviles reciclados

Por: IQ. David Daniel Andrade
Ing. Químico, líder de área de Investigación y Desarrollo de producto en Industria Automotriz.
daviddaniel.andrade@outlook.com

Share This:

En la industria automotriz, existen distintas normas, las cuales tienen como objetivo estandarizar los niveles de calidad sin importar el proveedor o tipo de vehículo.

La política que se encarga de regular los impactos ambientales en el proceso y creación de automóviles es la ISO 14001. Los puntos que menciona dicho estándar son el consumo de recursos, las emisiones y desechos, y el destino final del producto.

México, en 2016, produjo una cantidad superior a los 3 millones y medio de autos (con un crecimiento de 0.9 % con respecto al año anterior); cada vehículo contiene entre 400 y 70,000 piezas, dependiendo de qué tan rudimentario pueda este ser. A estos datos podemos agregar que la generación de emisiones, tanto para la fabricación como para la vida del coche, representa uno de los impactos más significativos para nuestro entorno actual, por lo que el trabajo de la norma tiene una cobertura bastante extensa

En lo que se refiere al cumplimiento de la vida del automóvil, las industrias han enfocado su investigación hacia el desarrollo de materiales que sean amigables con el ambiente y de origen natural o con posibilidad de ser reciclados. Algunas de las ventajas de esto han sido la eficiencia en el consumo de combustibles, la reducción de la masa del vehículo y el uso de productos naturales y bajos en emisiones.

Actualmente hay empresas trabajado en el desarrollo de distintos tipos de fibras; como ejemplo existe una de nombre “Sisal”, la cual procede del agave, y cuenta con aplicaciones para el reforzamiento de las poliolefinas térmicas (TPO), material con el que se hacen tableros y puertas de vehículos, entre otras aplicaciones.

Otro claro ejemplo es el uso de textiles, donde la fibra es procedente del bambú o la abaca (árbol de plátanos), el cual se utiliza para el reforzamiento del vinil, material que sirve como piel sintética, y que provee una mayor amplitud en sus propiedades mecánicas (las cuales, dependiendo del modelo y aplicación de la pieza, tienen cierto nivel de demanda y severidad en este punto); del mismo modo aportan un costo considerablemente reducido. Incluso se pueden utilizar recubrimientos de origen natural como la soya para la protección del interior del vehículo.

También se ha analizado la posibilidad de usar madera de pino generada a partir de desechos de árboles y virutas de madera, para utilizarlo como relleno en plástico y que pueden reemplazar los materiales sintéticos como el talco y la fibra de vidrio. La madera de pino es más ligera y en muchos casos puede ser menos costosa que los anteriores.

La industria automotriz busca implementar este tipo de recursos, los cuales son considerados como opciones para hacer los vehículos más amigables con el ambiente, ofreciendo mejores estándares de calidad al consumidor. Debido al crecimiento, evolución y mejora que tiene actualmente este sector podemos tener la certeza que pronto estaremos escuchando más de estas investigaciones.

Referencias bibliográficas:

 Dan Fuller & Riccardo Savadori. (2017). Celanse presentation “Sisal Fiber Reinforced TPO for automotive interiors”, SPE automotive – TPO Conference.

 Expansión. “México-Producción de vehículos 2016”. Disponible en: https://www.datosmacro.com/negocios/produccion-  vehiculos/mexico

Muy interesante. “¿Cuántas piezas tiene un coche?”. Disponible en:

https://www.muyinteresante.es/curiosidades/preguntas-respuestas/icuantas-piezas-tiene-un-coche

Lear presentation. (2017). “Use of naturally occurring fibers & Bio waste fillers for interior and exterior automotive applications” SPE automotive – TPO Conference.