Miércoles, 14 de Abril de 2021

INICIO | ECONOMÍA
ECONOMÍA

Camaleón empresarial

Por: DA. Javier Rueda Castrillón
Analista económico en diferentes medios; autor de artículos sobre política y economía
jruedac@me.com

Share This:

El 2020 quedará para la historia, un AC/DC que bien podría rebautizarse como un antes y después del COVID-19, la pandemia global que llenó de retos y expectativas, forzando el éxodo de cada área de confort.

Cosas que pasan, esta sacudida actualiza la fórmula para hacer negocio: tecnología, automatización de procesos y la migración online han resultado un sí o sí para sobrevivir de mejor manera y avanzar en cada concepto de negocio. Oportunidades están por llegar, el teletrabajo confirmó la gran capacidad productiva en esquemas laborales diferentes dentro de un nuevo sistema, un modelo capitalista “socioconsciente’” con un driver de contribución a la sociedad.

El factor precio como principal motor de consumo antes del coronavirus cede su lugar a la sostenibilidad y aporte social, los nuevos ingredientes de éxito vienen de la mano de temas medioambientales, solidaridad y canibalismo empresarial, operaciones como compras, fusiones, alianzas y estrategias de partnerships harán cada vez más competitivo el ecosistema empresarial. La permanencia debe contar con negocios capaces de proporcionar un valor añadido y diferencial, bienvenido a la era de la personalización de cada producto y servicio.

Los meses de confinamiento han generado rutinas que cobran importancia para el destaque de cada marca, la seguridad replantea muchos esquemas y se une a la amplia lista de nuevas demandas…  pasaportes virológicos, entregas sanitizadas, transporte no risk, hoteles y restaurantes COVID-free se unen a las demandas de una sociedad diferente, muy diferente.

Los modelos analíticos y la inteligencia artificial son el camino oportuno para la óptima toma de decisiones, big data en su máxima expresión para detectar nuevos nichos de mercado y atender las expectativas dentro de un hábitat distinto.

Bitcoin y el boom de las criptomonedas posicionaron en el pasado el sistema blockchain, hoy resulta la punta de un iceberg con una disposición informática garantizada 24-7; adiós al intermediario y hola a la independencia total para la gestión, una innovación obligada que catapultará la virtualidad y el desarrollo de nuevos negocios con alcance global directo. Imagine la nueva necesidad en los canales de awareness digital, un mundo lleno de diplays ads y social media hambrientos de followers y menciones, nuevas formas de hacer llegar el mensaje en el que la igualdad de condiciones es discutible, ¡pero muy alcanzable!

Dentro de este panorama aparece el Camaleón Empresarial, aquel que es capaz de incorporarse a un entorno, fusionarse de tal manera que forma parte y actúa con total ventaja, gracias a una visión crítica. Multiterreno, adaptado y con preparación para trascender, las cartas están sobre la mesa, necesidades de crecimiento que reconfiguran skills obsoletos a favor de la precisión, rapidez y garantía.

Salimos de un área de confort y nos encontramos un mundo diferente, no alcanzamos a ver la velocidad en la que cada cambio se posicionó para alterar la manera de hacer negocio. Hoy la estadística y la matemática deben ir estrechamente ligadas a un espaciamiento forzado, rentabilidad y gestión a un nivel en el que un error deja fuera cualquier aspiración, exigencia total para un cambio de vida posicionado…

Mientras tanto hay personajes que siguen llorando la virtualidad, un paradigma que está destinado a morir, una brecha social en la que queda mucho trabajo por hacer; fabricar tecnología debe ir relacionado con la capacidad de disfrutarla, conectividad que permita el acercamiento de una oportunidad de igualdad y la inclusión a mercados que, antes de toda esta historia, estaban lejanos e inalcanzables.

David Bowie, el camaleón por excelencia, fue un adelantado a su tiempo: “nunca podrás ganar ni perder, si no entras en la carrera...”, frase perfecta para saber que la pista está puesta y algunos ya iniciaron el recorrido.