Sabado, 25 de Enero de 2020
INICIO | ESTILO Y VIDA
ESTILO Y VIDA

¿Cuál es tu factor diferencial?

Por: LN. Laura Sánchez Flores
Terapeuta especialista en cognición, lenguaje y biodescodificación
sanlauris@hotmail.com

Share This:

Se dice que cada persona es un ser único e irrepetible, esto tiene mucho de verdad, si se enfoca desde una perspectiva genética; pero qué pasa cuando hablamos de otros aspectos.

¿Cómo sabernos únicos y diferentes de los demás? Qué espantoso y aburrido sería que fuéramos iguales, imaginar que todos tuviéramos las mismas metas, ideales, los mismos talentos.

El Factor Diferencial (FD) es esa característica que nos distingue, aun cuando se parezca a la de otras personas, tiene el poder de hacernos brillar bajo los diferentes escenarios de la vida.

Esta cualidad distintiva ayuda a cruzar los límites propios, motivando a la persona a ir más allá de la zona de confort, a la que todos estamos acostumbrados y en la cual nos podemos instalar muchos años.

El FD no es sencillo de encontrar, requiere de un análisis profundo y exhaustivo del diario actuar para identificarlo. Es más fácil si nos centramos en situaciones difíciles, ya que este factor hace siempre de salvavidas y nos ayuda a darle la vuelta a las cosas.

Imaginemos un problema, ahora hagámonos preguntas: ¿qué de mi sentir y actuar me llevó a salir de ese atorradero?, ¿cuáles fueron los estados de ánimo experimentados en el transcurso del evento difícil que pasé?, ¿cómo me sentí al resolverlo?

Las respuestas nos darán un norte de cuál puede ser el FD, esa cualidad que nos enciende y nos hace brillar con luz propia, nos hace iluminar nuestro alrededor y generar oportunidades en cualquier ámbito en el que nos desarrollemos.

Si estamos esperando que alguien más nos lo diga, se nos va a pasar la vida en la obscuridad, se requiere de un recorrido interno para encontrarlo, puede ser que nuestro factor sea la alegría, la constancia o el silencio, entre otros.

Debemos buscar algo de nosotros que nos guste, que nos haga sentir muy bien, cómodos y, con seguridad, ese será el FD, teniéndolo identificado lo podemos usar a nuestro favor en todas las situaciones que se nos presenten, ya sean difíciles o fáciles.

Vivimos en un mundo de competencia, en donde el sistema obliga prácticamente a ser mejores que los demás para sobresalir. ¿Y si la diferencia para sobresalir no es ser mejor? ¿Y si fuera ofrecer esa cualidad diferente?, podríamos darle un giro interesante a nuestra empresa al arriesgarnos a hacer brillar los productos, a través del brillo que nos aporta el FD propio.

Puede ser que nos salgamos de los patrones preestablecidos por la sociedad para vender o los que dictan los negocios para resaltar. Pero dicen que el que no arriesga, no gana y si nos dedicamos a proyectar lo que nos hace diferentes podríamos atraer más miradas y obtener excelentes resultados.

Es importante notar que esa diferencia también nos va a señalar una “falla”, algo que no estamos haciendo bien y que nos puede estar llevando al fracaso o a tener problemas en la vida.

Ahí es donde tendríamos que aplicar más que nunca ese factor, para llegar a donde anhelamos, a nivel personal o profesional.

Otro aspecto importante a considerar es no fusionarnos con los patrones comunes para sentirnos parte de una sociedad, familia o grupo. Siempre hemos discriminado a los que se salen de la norma, solemos apartarlos y negarles el apoyo, cuando lo que se debería hacer es impulsarlos, y aprovechar su factor para beneficio nuestro, por lo que aportan a nuestras experiencias de vida.

 La diferencia que a cada persona la hace brillar internamente, unida a las de los demás multiplica y potencia a cualquier grupo y, sobre todo, hace más fácil la solución de las situaciones caóticas que puedan presentarse.

El FD será la chispa que encienda una imagen mental que nos ayude a llegar a un estado deseado, a un fin. De esa imagen se derivará una sensación, la cual se debe mantener en lo real, sentirla físicamente para anclarla a ese objetivo específico. Por último, pero no menos importante, pongamos en palabras unidas a esa emoción el estado a lograr.

Sólo restará ubicar la “falla” a vencer y tenerla vigilada mientras aplicas los pasos anteriormente mencionados.

Pongamos un ejemplo, yo quiero vender casas, pero carezco de paciencia con los clientes y me cuesta mucho trabajo cerrar las ventas. Con mi trabajo interior detecté que mi FD es la alegría, cuando estoy alegre puedo darle vuelta a cualquier situación, así que voy a aplicarla al vender.

Pero lo que necesito es paciencia, entonces uso la alegría para generar una imagen mental en donde me siento tranquila. Trabajo en mi sentir para que, a través de mi alegría, genere esa paciencia que necesito para lograr mi objetivo.

Cada vez que voy a mostrar las casas, pongo en palabras lo que quiero lograr, me lo digo a mí misma y le hablo con alegría a los clientes, la cual –por haberla trabajado– está anclada a la paciencia.

Este es un ejemplo de cómo podemos aplicar en la vida real ese Factor Diferencial y cosechar éxitos. A mí me ha funcionado, aunque no sirve si no se aplica, así que usa esta herramienta para ser mejor y crecer en todas las áreas de la vida.

PD. Me encantaría conocer sus experiencias con este pequeño método usando su FD.