Miércoles, 20 de Junio de 2018
INICIO | CINE
CINE

DCEU: La crónica de una muerte (casi) anunciada

Por: Esteban Cortés Sánchez
Compositor de música para cine y director de ensambles
lecscorp@yahoo.com.mx

Share This:

Supongamos que en una colonia cualquiera de la ciudad de México abre un puesto de gorditas. En esta colonia ya ha habido algunos puestos de dicho manjar tan mexicano pero que, aunque muy buenos, realmente no han pasado de alguna temporada de buenas ventas aquí y allá. Agreguemos a este escenario un puesto de gorditas que, después de algún tiempo, encontró la “receta perfecta” para mantener felices a sus clientes. Ciertamente no es cocina gourmet, pero su toque especial hace que sea una de las cocinas que más se disfrutan en los alrededores.

Ahora que ya tenemos eso en claro, y después de todas las pláticas y cursos de negocios que se puedan tomar, el punto es: si tú fueras un cocinero o emprendedor y quisieras abrir un negocio similar por el mismo rumbo ¿tratarías de copiar la receta o tratarías de crear algo nuevo? La respuesta obvia es esto último, aunque la respuesta más obvia no siempre es la correcta, y hay prioridades.

Time Warner es una de las compañías más importantes a nivel mundial, misma que posee los derechos de los personajes más emblemáticos de todos los tiempos: Batman y Superman. Sin embargo, las adaptaciones al cine más recientes no han logrado lo mismo que sus antecesoras. Cintas como Man of Steel (2013) o Batman v Superman (2015) no solo se han quedado cortas con la crítica especializada sino también con los fans de los personajes en los cuales están inspirados, lo que se refleja en ingresos que, si bien son cuantiosos, son menores de lo esperado. Wonder Woman ha sido la única película del DCEU (Universo expandido de DC por sus siglas en ingles) que “ha gustado” al público en general, el resto de las cintas del DCEU son mediocres por decir lo menos. Antes de seguir echemos un vistazo a la acera de enfrente.

Marvel se dio el tiempo de construir sus pesonajes, darles su espacio, dejarlos crecer, no por nada estamos en el décimo año de su universo cinematográfico. Este es el mejor ejemplo de una empresa que hace proyecciones a futuro, que sabe manejar sus activos y comprende a su público. Antes de Iron Man (2008) el personaje era considerando de segunda, hoy no solo está a la par de los dos grandes –Batman y Superman- sino que en muchos casos, se sitúa por arriba de ellos. La empresa vio el potencial de sus propiedades y tuvo LA PACIENCIA para desarrollarlos.

Mientras tanto, en la baticueva…

Justice League (2017), al igual que la mayoría de sus predecesoras, fue un fracaso con la crítica y sus ingresos no fueron los esperados. De los 110 millones de dólares que se esperaba recaudar en su primer fin de semana, solo se lograron 96 mdd. El por qué es muy claro: es una historia que trata de “hablar” de muchas cosas a la vez, con escenas forzadas para hacer la película más ligera. ¿Por qué si los ejecutivos de Warner vieron esto, no pospusieron el estreno de la cinta para arreglar los fallos?, Porque si la película no se estrenaba en la fecha ya estipulada, Toby Emmerich presidente de WB y su CEO Kevin Tsujihara corrian el riesgo de perder sus bonos a ser pagados antes de la fusión de Time Warner con AT&T. Esto nos da un panorama muy bueno del por qué las cosas están como están en el DCEU. A Warner a todas luces no le interesa hacer buenas películas sino aprovechar el momento, la moda que empezó hace diez años y sacar lo que se pueda de eso. PERO no nos olvidemos de que esto sigue siendo un negocio, y si bien las películas del universo cinematográfico que hoy nos ocupan son malas siguen generando ganancias. Por ejemplo:

Man of Steel: Presupuesto 225 mdd, recaudación 668 mdd

Batman v Superman: Presupuesto 250 mdd, recaudación 873 mdd

Justice League: Presupuesto 300 mdd, recaudación 646 mdd

Este es el punto donde el arte se separa de los negocios y el lado monetario, para bien o para mal,  se impone por sobre el artístico. Las cintas de Disney –Marvel están lejos de ser perfectas, pero tiene un estilo, un desarrollo y dentro de lo que cabe, dan un buen producto; pero ¿quién puede culpar a Warner? La mayoría de nosotros salimos corriendo a ver la más reciente entrega del DCEU y lo seguiremos haciendo, seguramente nos seguiremos descepcionando pero lo seguiremos haciendo, y esa es precisamente la apuesta de Warner.

En algún lugar, en alguna oficina, hay un hombre con los bolsillos llenos de dinero, pensando “¿Qué más da? Es solo una película de un tipo que viste de murciélago y otro que suele usar su ropa interior por fuera”…