Domingo, 25 de Setiembre de 2022

INICIO | ECONOMÍA
ECONOMÍA

El aumento de los materiales y su impacto en la vivienda

Por: IC. Ricardo Medina Rojas
CEO y fundador de grupo CCIMA, con más de 25 años de experiencia en la Industria de la construcción, desarrollos Inmobiliarios, y 18 años de experiencia en el sector Empresarial.
hola@grupoccima.com

Share This:

El sector de la construcción aún se repone de la caída de su Producto Interno Bruto (PIB) que se registró durante 2020 debido a la pandemia, y pese a que actualmente se registra un avance en materia económica, las repercusiones de la pandemia aún se encuentran latentes en el sector, de acuerdo con un informe de este año de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), en colaboración con el Centro de Estudios Económicos del Sector de la Construcción (CEESCO).

Soy Ricardo Medina, CEO de Grupo CCIMA, y puedo decir que el impacto de la pandemia en la economía provocó, entre otras cosas, el aumento en el costo de los materiales de la construcción, lo cual ha tenido un impacto a su vez en el costo de las viviendas, las cuales comenzaron a registrar un encarecimiento desde finales del año pasado.

De acuerdo con el mismo estudio de CMIC, el PIB de la construcción registró una tendencia a la baja con -17.4% en 2020, la peor crisis registrada en el sector que ya mostraba signos de debilidad desde 2018, pese a esto, el 2021 representó un respiro a la industria, registrándose una recuperación de 7.7% durante el periodo enero-diciembre de 2021.

Materiales e insumos

 

Desde principios de 2022, CMIC reportó un aumento en los materiales de obra de hasta 49%, lo cual anticipa un alza en el precio de las casas nuevas y el gasto público, y aunque estos aumentos generalmente son absorbidos por las constructoras, esta vez resultarían afectados también los consumidores finales, advirtió, debido a que se trata del repunte más alto en los últimos 14 años.

Según analistas, el repunte de precios se debió al aumento internacional de los precios en las materias primas industriales, así como el alza y escasez en algunos insumos y energéticos.

De esta manera, el acero fue uno de los principales afectados, registrando en el caso de las láminas un alza de 58%, seguido por los castillos armados con un 43%, alambre y alambrón 35% y varilla 31%. También se registró alza en el triplay con 36%, madera con 31%, tubos de plástico con 34%, cable eléctrico con 30% y cemento, con 7%.

En cuanto a insumos, en febrero de 2022 se reportó que los que registraron mayor incremento fueron el diésel con 8.6%, la gasolina con 8.5%, afinación y laminación de aluminio con 7.8%, maderas de pino y otras maderas con 3%, asfalto y mezclas asfálticas con 2.9% y otros productos químicos (2.9%).

Los aumentos anteriores impactaron en el costo de las obras en el periodo de diciembre de 2021 a febrero de 2022 debido a una inflación del 3.9% en la industria de la construcción, indicó el reporte del Centro Nacional de Ingeniería de Costos, que además señala que esto trajo una variación en las distintas actividades del sector, principalmente en la edificación residencial (4.3%) y la edificación de bienes comerciales y de servicios (3.8%).

Las buenas noticias son que las expectativas de una mayor estabilidad económica este año son altas, y ya se registra un panorama más positivo para la construcción y la compra de propiedades, siendo el Bajío una de las regiones que ha mostrado mayor dinamismo en los últimos 10 años con un crecimiento promedio de 3.8% pese a la pandemia.

Finalmente, y ante este panorama, la tarea de las constructoras será adecuar sus presupuestos a fin de que no varíe la calidad de las obras, así como afectar lo menos posible al inversor final.