Miércoles, 17 de Octubre de 2018
INICIO | DEPORTES
DEPORTES

El Eco de Rusia 2018

Por: LCC. Jorge Aguillón Rodríguez
Periodista independiente. Escritor de columnas en diversos medios informativos.
@JorgeAR_RJ

Share This:

Luego de un largo ciclo de cuatro años, terminó la espera para los amantes de futbol. Pero para el país con el territorio más grande del mundo, el Mundial del 2018, no solo significa albergar la mayor fiesta del futbol, sino también una oportunidad dorada para demostrar un poderío importante en el aspecto económico, social e incluso político.

Rusia asumió una posición con miras al desarrollo desde su candidatura por ser sede mundialista. Es común que los países que alojan este tipo de eventos, generen una inercia progresista que provoca un notorio crecimiento económico. Lamentablemente en algunos casos este tipo de crecimiento no resulta permanente, sino solo un simple empuje generado por los más de cuatro años de presencia mediática generada por el furor mundialista.

El mundial y el eco de los aspectos económicos en Rusia

De acuerdo con reportes del comité organizador de Rusia 2018, desde 2013 al presente año, Rusia mostró un crecimiento económico de aproximadamente 15 mil millones de dólares. Esto significó un crecimiento que llega al 1% en el PIB de dicha nación. Durante el camino al mundial, también se generaron más de 200 mil empleos, e incluso un crecimiento económico exponencial en algunas de las regiones que durante el evento recibirán a miles de visitantes.

Es importante hacer notar que, pese a que estos índices son algo positivo, muchas veces se espera una repercusión importante una vez que pasan las justas mundialistas. Por ejemplo, Brasil mostró un crecimiento en el 0.2% en el PIB, en el camino al mundial del 2014. Meses después enfrentó un fuerte índice de inflación. Durante julio y agosto del 2014, la inflación en Brasil llegó a un 0.25%. En el caso del PIB, este mostró una caída de 1.4% luego del término de la competición.

En el caso de Rusia, el gobierno local aseguró que no esperan un aumento en el índice inflacionario tras el mundial, esto fue en palabras de Arkady Dvorkóvich, Vice Primer ministro ruso, quien también preside el comité organizador del mundial.  De acuerdo con Dvorkóvich, esto se debe a que el gobierno ruso realizó la mayor parte de sus inversiones en momentos específicos, por lo que las inversiones realizadas no representarían un riesgo en años venideros para el país eurasiático. Para el pueblo ruso queda esperar que estas acciones den los resultados esperados.

El posible fin de una era en los mundiales:

Ahora bien, en el lado deportivo, Rusia vive una competición muy dura en la que hay más de un favorito. El actual campeón enfrentará a varias selecciones que tienen como objetivo romper con cualquier hegemonía que se les ponga enfrente. España llegó a la competición con una nueva generación de futbolistas jóvenes que buscan revivir las memorias del 2010. Brasil se ha levantado enérgicamente luego de sufrir un revés importante en su propia casa en 2014, y luego de una eliminatoria destacada, quiere regresar a los primeros planos y demostrar que la historia los respalda.

Como un caso aparte llegan las selecciones de Argentina y Portugal; ambas comandadas por las máximas figuras del futbol mundial en la actualidad: Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, quienes se llevan la mayor parte de los reflectores en esta competencia, siendo posiblemente la última justa que disputarán ya que ambos se encuentran en su tapa final como profesionales.

Para pensar:

Este 2018 significa un parteaguas en la historia de los mundiales. Es una nueva experiencia para la FIFA que tiene un nuevo mando y para este mundo tan cambiante en el que vivimos. Pero sobre todo en el aspecto deportivo, ya que ofrece una oportunidad por escribir un nuevo legado y prolongar la emoción de uno de los deportes más seguidos alrededor del planeta.