Viernes, 20 de Octubre de 2017
INICIO | DEPORTES
DEPORTES

El Imperio Jordan

Por: LCC. Jorge Aguillón Rodríguez
Periodista independiente. Escritor de las columnas Overdrive y El diez en Plano Informativo y Plano Deportivo.
@JorgeAR_RJ

Share This:

Durante la década de los 90 el baloncesto de la NBA vivió una revolución mediática impresionante. Fue en esa década que el juego comenzó a acaparar reflectores fuera de los Estados Unidos. El creciente fenómeno de la globalización empujó a este deporte a la cúspide. El deporte ráfaga invadió monitores, en gran parte por la presencia de una figura que prevalece con una investidura de ícono y leyenda.

Hablar de Michael Jordan es hablar de la excelencia en el mundo del deporte. Aunque cada disciplina mantiene a sus propias figuras, pocas de estas llegan a ostentar el reconocimiento que “Su aérea majestad” impone.

En las duelas fue siempre un jugador excelso, respetado y temido por sus rivales e idolatrado por millones de fanáticos que se enamoraron del baloncesto por la manera en la que Jordan se desplegaba por la duela. Hoy por hoy se mantiene vivo su legado, a tal grado que aun casi 14 años después de su retiro, la prensa especializada debate quienes podrían ser sus sucesores.

En 1984 Michael Jordan dejó la universidad para entrar al Draft de la NBA. En ese mismo año los Bulls de Chicago firmaron al jugador que los llevaría a la gloria en los años consecuentes.

Con los Bulls, conquistó seis títulos de la NBA. Fue considerado el jugador más valioso en cinco temporadas. De igual forma, Jordan fue seis veces el jugador más valioso en post-temporada. Jordan hizo historia junto a otras figuras como Dennis Rodman y Scottie Pippen. Hoy por hoy, es posible ver la estatua conocida como The Spirit, a las afueras del United Center, casa de los Bulls en Chicago, Illinois, una simple muestra del eterno legado de Jordan en la ciudad de los vientos.

Air Jordan: La primera piedra de un imperio

Jordan se retiró definitivamente en 2003. A lo largo de su carrera, se convirtió no solo en un jugador icónico para el deporte, sino en un imán publicitario.

Incluso antes de ser fichado por los Chicago Bulls en 1984, Jordan firmó un contrato millonario con la empresa Nike. Esta jugada fue juzgada como una maniobra arriesgada, aunque a la postre demostraría con creces ser una de las decisiones de negocios mejor ejecutadas en la historia del marketing deportivo.

Nike decidió darle un contrato de más de 2 millones de dólares a una apenas joven promesa del deporte. La decisión se basó en la atención que capturó el número 23 de la universidad de Carolina del Norte. De esa manera, 1984 se convirtió en el nacimiento de la marca de tenis Air Jordan.

De acuerdo con la revista Forbes, en 2014 Michael Jordan ganó 100 millones de dólares gracias a Nike. Una cantidad estratosférica considerando que en cuestión salarial, a lo largo de 15 años de carrera profesional ganó casi 97 millones.

Estudios de mercado revelaron que en 2014, Air Jordan logró abarcar cerca del 58% de las ganancias que produjo el calzado de basquetbol. Estas cifras colocan a la “franquicia” de Nike en tope de ventas por encima de la de LeBron James, jugador que permanece en activo y en los mejores años de su carrera.

No es osado decir que Nike le debe grandes éxitos a Air Jordan. Una prueba más de que ese arriesgado contrato firmado en 1984 fue una de las mejores decisiones en el mundo de los negocios.

Retirado, pero con ingresos de atleta de élite

 “Su aérea majestad” ha logrado consolidar un imperio alrededor de su nombre. Más allá del prolífico contrato que Jordan mantiene con Nike, sus réditos se multiplican gracias a otros jugosos contratos publicitarios. El ex líder del Dream Team también está asociado con Gatorade y la empresa de videojuegos 2K Sports, entre muchas otras.

También cabe destacar que Jordan actualmente es el dueño de los Charlotte Hornets, equipo que está valuado en cerca de 750 mdd.

La revista Forbes ubica a Michael como el 1577º hombre más rico del mundo. Aunque este número luce alejado de los primeros planos, destaca que el ex basquetbolista posee una fortuna calculada en 1.14 billones de dólares.

A lo largo de 2016 Jordan tuvo ingresos de 110 mdd, cifra que lo ubica como el ex atleta que más ingresos obtiene al año. Cabe destacar que el segundo puesto lo ocupa el ex futbolista inglés David Beckham, quién obtuvo ganancias de 65 mdd.

Es posible hacer una tabla comparativa con atletas en activo que hoy por hoy mantienen fuertes campañas publicitarias y contratos multimillonarios.

Aún y cuando deportistas de la talla de Cristiano Ronaldo y Lionel Messi se encuentran en los puntos más álgidos de sus carreras deportivas, el ex escolta de los Bulls obtuvo ganancias mayores al Top 5 de los atletas en activo que más ingresos obtuvieron a lo largo de 2016.

Es posible concluir que el éxito deportivo que Michael Jordan tuvo en la década de los 90 lo convirtió en un foco de marketing perfecto, y es digno de recalcar que esto nunca afectó su rendimiento deportivo.

Obviamente no podemos olvidar mencionar que además, el carisma natural del ex basquetbolista siempre fue un aliciente para las marcas.

¿Cómo omitir que en 1996 apareció en la pantalla grande en Space Jam? No hace falta recordar que esto sigue generando regalías.

Jordan filmó esa película durante su primer retiro del basquetbol. Un dato curioso es que dicha película promociona los tenis “AIR Jordan 11”. Sin duda una manera interesante de hacer válida la expresión mexicana “No da paso sin huarache”.

 Legado Eterno

Michael Jordan dejó la universidad para convertirse en basquetbolista profesional. Con el objetivo fijo de cumplir sus sueños, se convirtió en un ícono del deporte y en un fenómeno de la cultura Pop. Rompió un sinfín de marcas, logró lo que para muchos parecía imposible y forjó una leyenda que de paso se ha convertido en un imperio comercial.

El futbol tiene a Pelé y a Maradona, el futbol americano tiene a Montana, el hockey a Gretzky y el deporte olímpico a Phelps y a Bolt. Visto de alguna manera, todos estos atletas son el Michael Jordan de sus respectivas disciplinas.

“Su aérea Majestad” fue un niño soñador que nació en Brooklyn, creció en Carolina del Norte, estudió Ciencias del Arte, conquistó el mundo del basquetbol, y se convirtió en uno de los próceres del deporte mundial.

Más allá de ser un hombre poderoso y multimillonario, Jordan es un claro ejemplo de un incansable luchador que hoy por hoy recoge los frutos de lo que con años de esfuerzo, dedicación y mucha pasión cosechó durante sus mejores años de carrera deportiva. Sin duda una historia digna para recordarse siempre que todo es posible.