Martes, 24 de Abril de 2018
INICIO | PANORAMA INTERNACIONAL
PANORAMA INTERNACIONAL

El mundo en 2018

Por: Mtro. Carlos R. C. Tapia Alvarado
Historiador egresado de la UNAM y Mtro. en Historia del Arte egresado de la EESCHA. Profesor de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades de la UASLP, UCEM, CASLP, Motolinia.
@tapiawho

Share This:

Don Diego de Torres Villarroel, el famoso Gran Piscator de Salamanca, se hizo famoso por haber realizado un célebre pronóstico en el que auguraba el estallido de la Revolución francesa. Eso ocurrió en un pliego publicado en el año de 1724. Este texto no pretende tanto, sino tan solo examinar cómo se presenta el panorama mundial para el 2018 en los distintos ámbitos de importancia e influencia global. Para esto, daremos un repaso por los principales bloques o formaciones macro-regionales, destacando las especificidades de los mismos.

1.- LA UNIÓN EUROPEA

La crisis catalana dio otro golpe a la Unión Europea, ya herida por el Brexit. ¿Cuáles son los problemas que enfrenta la UE? En primer lugar, y a partir de la salida programada de la Gran Bretaña, los que genera la radicalización de los nacionalismos, que tan exultantes resultaron tras la caída del bloque soviético. Las disoluciones violentas (los Balcanes y concretamente la de Yugoslavia) o pacíficas (Checoeslovaquia) se vieron con buenos ojos, ya que significaban la aniquilación de todo vestigio del régimen soviético-comunista. La desaparición del Pacto de Varsovia hizo que organismos internacionales, tales como la OTAN o la propia UE, vuelvan sus ojos a los nuevos estados salidos de todas esas convulsiones, estados reconocidos de inmediato por Occidente y sus aliados. Pero eso nunca ocurrirá con Cataluña, porque sería asentar un terrible precedente para otras regiones de la Europa Occidental que tienen la peregrina idea de ser independientes, tales como Bretaña en Francia, el Norte de Italia, o el país vasco en la propia España.

En la Europa del Este, los problemas de desintegración no han parado: la llamada república Srpska, de mayoría serbia, amenaza la paz de la región ya que tiende hacia la disolución de la República de Bosnia Herzegovina. Otro de los fenómenos que ha sorteado y seguirá sorteando la UE es el de una Grecia depauperada, especie de discapacitado con el cual los alemanes tienen que lidiar. La fortaleza de la UE al parecer radica en el llamado eje franco-alemán, en donde las dos economías más poderosas del continente tratan de generar consensos que permitan evitar la disolución del gran cuerpo, ante el peligro que representan tanto los Estados Unidos como Rusia.

2.-  CHINA

Su estrategia fundamental (que no preocupación, ya que los chinos no se preocupan de nada) consiste en ver al Pacífico como su zona de influencia, como alguna vez también lo pensaron los japoneses. Y como también resultó con estos, una confrontación entre Estados Unidos y China por el mismo motivo (mediada por el conflicto entre los E.U. y Corea del Norte) resulta ser cada vez más cercana. China juega un papel de contrapeso con los estadounidenses en la región, y la diplomacia del vecino país del norte, aunque dirigida por un mandatario oligofrénico, sabe muy bien que China representa un poderoso contrincante en caso de enfrentamiento diplomático, ya que la base económica del otrora Imperio Celeste es un argumento de peso en contra de la continuamente sobrecalentada economía estadounidense.

Xi Jinping es el todopoderoso líder de la China actual, y la catapulta como primera potencia económica, además de poseer una garantía de seguridad con su enorme ejército de 1,300,000 efectivos y armas nucleares a granel.

3.- MEDIO ORIENTE

Una de las zonas más martirizadas por conflictos, matanzas y genocidios. El conflicto de Siria se convirtió en un campo de resolución de problemas diplomáticos de las potencias involucradas, sin resultados positivos para los habitantes de la zona. Los turcos están preocupados por los kurdos, quienes han sido objeto de vejaciones en el pasado reciente por los sirios, los iraquíes y por los propios turcos. Siria, y concretamente el gobierno de Assad están ya tranquilos, ante el gran espaldarazo dado por los rusos. Israel, preocupada por el grupo militar chiíta Hezbolá, ve con temor la derrota del Estado Islámico, enemigo de Irán y de los propios chiítas, porque así Irán podrá estar más cerca de la frontera entre Siria e Israel. La derrota de ISIS (cuya orientación religiosa es suní) no hace sino agravar los problemas entre todos los involucrados en esta zona que puede ser detonante para conflictos mayores.

La letal combinación entre preceptos y radicalismos religiosos con intereses económicos de los no-musulmanes auguran una radicalización de posturas, lo cual puede llevar hacia un acercamiento y a una distensión estratégicos, o derivar en una confrontación abierta de las potencias involucradas (E.E.U.U. y Rusia). Pero también los enfrentamientos entre los poderes regionales, tales como Arabia Saudita (de adscripción sunita), que ejecutó al prominente clérigo chiita Nimr al Nimr, disgustó al régimen de Teherán, y los tambores de guerra comienzan a escucharse más fuerte. Además, se deben tener en cuenta conflictos más oscuros y menos conocidos por la opinión pública, como la guerra civil en Yemen, donde también se recrudecen los conflictos de los hutíes (chiítas) contra el gobierno suni de Abdrabbuh Mansour Hadi, presidente en fuga.

4.- AMÉRICA LATINA

China también se ha convertido en una regeneradora del dinamismo económico latinoamericano, ya que la demanda del gran gigante asiático (así como de otros países de la región) de materias primas, hace que el 2018 sea un año de cálculos optimistas para los países latinos del continente americano. Sin embargo, esto no conlleva un mejoramiento de las condiciones sociales, económicas y políticas de las distintas comunidades latinoamericanas. El continente está lastrado por una violencia de baja intensidad que crece día a día y se ve reflejado, por ejemplo, en el horrendo incremento de la violencia en contra de las mujeres en todo el continente. También se observa con amplia preocupación lo que ocurre en Venezuela, donde hay un desencuentro cada vez más radical (manifestado en incomprensión y odio) entre los distintos grupos políticos que pretenden alcanzar el poder (en el caso de los opositores al régimen de Maduro) o afianzarse a él cueste lo que cueste. Si hubiere un repunte económico, sería deseable que repercutiera en el mejoramiento de las condiciones de vida de miles de latinoamericanos que viven de forma marginal, sin acceso a los servicios básicos, además de ser víctimas de grupos políticos, policiacos y hasta de bandas del crimen organizado.

5.- ESTADOS UNIDOS

La política proteccionista del presidente Donald Trump, su empecinamiento por romper el TLCAN y su protagonismo como la potencia rectora de los destinos del mundo, permiten prever que en los Estados Unidos el 2018 será de nuevo un año de intensas pruebas para el mandatario estadounidense. En lo que se refiere a la política exterior, la presencia del país del norte en todos los escenarios conflictivos no nos indica otra cosa más que el mundo seguirá soportando los embates y los arrebatos de un personaje difícil de controlar por los propios mecanismos políticos estadounidenses. Corea del Norte, el Medio Oriente, Afganistán, Irán, los palestinos, los rusos, y por supuesto, los narcotraficantes mexicanos, constituyen por sí mismos razones suficientes para ver que Estados Unidos seguirá siendo potencia rectora durante el nuevo año.

El mundo, a ratos, se torna más violento. Un frágil equilibrio mantiene las relaciones internacionales en un vértice entre la paz y la conflagración. Se seguirán viendo iniciativas para frenar la contaminación y la destrucción ecológica. Los grupos religiosos radicales (tales como ISIS o los jasidim judíos) están dispuestos a incendiar el mundo, con tal de que sus muy precarias ideas de reafirmación religiosa sigan prevaleciendo sobre comunidades que exigen un retorno a la modernidad de valores moderados y vida tranquila.