Martes, 22 de Setiembre de 2020

INICIO | PERFILL
PERFILL

¿El sueldo motiva? y tú, ¿cuánto pagas?

Por: LP. Eduardo Lugo Vargas
Psicólogo del Trabajo; analista de RR.HH. Stratega Consultores; consultor de PERFILL Headhunting and Training
eduardo.lugo@strategamagazine.com

Share This:

Sin duda, los salarios continúan siendo un factor indispensable para la retención del talento dentro de las organizaciones, lo cual resulta lógico, ya que nos permite incrementar nuestro poder adquisitivo y establecer la calidad de vida, sin embargo, existen otros supuestos que las personas consideran con gran o igual importancia al aspecto económico para permanecer o no en una empresa. 

Muchas compañías consideran que subir el sueldo motivará a sus trabajadores y esto puede representar un problema; si no se analiza la situación de fondo, lo menos preocupante es que se vayan por una mejor oferta económica. Entonces, ¿el sueldo motiva o no? Es de suma importancia especificar lo que representa dentro de una relación laboral; con base en la Ley Federal del Trabajo, debe ser remunerador y no menor al ya conocido “salario mínimo”, y se considerará la cantidad y calidad del trabajo.

 Bajo este argumento, patrones y colaboradores deben comprender que se habla de una remuneración relacionada con lo que el trabajador pueda ofertar (conocimientos, habilidades, competencias, años de experiencia); debe ser equitativa con la carga de trabajo y la utilidad que el patrón recibe. El sueldo no debe verse como agente motivador, pues cada colaborador, independientemente de su puesto, realiza actividades laborales y debe recibir un pago. 

 El psicólogo Frederick Herzberg, en su “teoría de los dos factores”, llamados motivacionales y de higiene, menciona que los primeros están relacionados con la satisfacción y alientan al personal, como el reconocimiento, que puede ser verbal, algún bono económico, plan de vida y carrera, entre otros. En los factores de higiene se encuentran las condiciones de trabajo, entre ellas el sueldo, a diferencia de los factores motivacionales, estos pretenden evitar la insatisfacción, es decir, si se encuentran dentro de la aceptación de los empleados, no tienen impacto, pero de lo contrario la repercusión es negativa; en otras palabras, el sueldo no motiva, es una retribución por el trabajo de los colaboradores, sin embargo, si no es equitativo, puede generar desmotivación; y tú, ¿cuánto pagas?