Viernes, 16 de Noviembre de 2018
INICIO | STRATEGIAS
STRATEGIAS

Escasez y abundancia

Por: Horacio Marchand
Agencia Reforma / MBA con especialidad en Marketing. Fundador de Hipermarketing.com, el portal más grande de mercadotecnia en iberoamérica.
@HoracioMarchand

Share This:

A una persona la escasez la hizo rica; a otra persona la abundancia la hizo pobre. Pareciera que, con frecuencia, la escasez genera abundancia y la abundancia genera escasez.

No es lo mismo crecer en la abundancia que crecer en la escasez. Los marcos mentales son diferentes, así como las actitudes, orientaciones y la propensión al riesgo.

Tampoco es lo mismo dirigir una empresa en bonanza que una en crisis. De igual manera, un director general que es bueno en la abundancia, puede quebrar a la empresa en la escasez y viceversa.

Me queda claro que dinero llama dinero; también que hay grados de escasez que inhiben la fuerza para seguir adelante. Sin embargo, la mortandad de empresas se ha acelerado, los ciclos se han acortado y las fortunas familiares duran cada vez menos.

Por otro lado, la era digital ha disparado a nuevos emprendedores que florecen de manera vertiginosa.

Es decir: no solo hay "nuevos ricos", sino que también hay "nuevos pobres".

Atributos tan simples como las ganas, el hambre profesional o la falta de ellas son en ocasiones los determinantes clave para que la abundancia se convierta en escasez o viceversa.

Nada es permanente: del cielo se toca al infierno, de una buena racha fácilmente se pasa a una mala, del boom to bust.

La vida y la conducta de los organismos no son lineales ni progresivos, sino más bien una serie ininterrumpida de ciclos, de comienzos y finales, de nacimientos y muertes, de abrir y cerrar.

Cada vez que se gana algo, se pierde algo y viceversa.

Algunas desventajas de la abundancia

Genera arrogancia. En la soberbia, la persona se cree superior a los demás. Es el equivalente a un ego inflado que se hace vulnerable en relación directa a su inflación.

Lo anterior está explicado en parte por la Teoría de Atribución: "si me va bien, es gracias a mí, si me va mal es debido a las circunstancias".

La arrogancia genera ceguera y sordera.

Genera complacencia. La complacencia se cimenta sobre el supuesto mérito de "ya me toca descansar". El individuo piensa que ya hizo mucho, que se ha ganado un lugar y ya no tiene la necesidad de cambiar.

Este individuo sabotea inconscientemente las iniciativas porque causan revuelo en la organización y rompen con el sentimiento de confort. Pero el equilibrio o el balance en negocios no existe. O se va para arriba o se va para abajo.

Descompone los sentidos y atrofia la toma de decisiones. Un individuo atrapado por la arrogancia y la complacencia no puede tomar decisiones acertadas. Carece de lucidez y de auto-crítica. Un líder con sensores descompuestos acaba por descomponer a su empresa.

Algunas de las ventajas de la escasez

Incrementa la creatividad. El dicho "la necesidad es la mejor universidad" cobra vida en este punto. En la carencia no hay espacio para crisis existenciales o vocacionales.

Refuerza al cuerpo y al espíritu de lucha. Biológicamente estamos diseñados para la lucha. Son millones de años de evolución los que nos equiparon para la sobrevivencia. El exceso de holgura, en sociedades acomodadas o en la abundancia, también produce la locura.

Incrementa la vitalidad. Hay energía cuando se interactúa con los opuestos: la necesidad vs. la carencia. Como un foco o una batería, donde sin la oposición de los polos contrarios no puede crearse la electricidad. Sin oposición, se cae en la uni-dimensionalidad y la persona/empresa se cantea hacia el error.

Llevado al extremo, con el tiempo, un organismo termina por vivir en la ansiedad o vivir en la depresión.

La ansiedad es el boleto para la vida. Estar vivo es estar incompleto, vacío, mocho; por eso buscamos completarnos, llenarnos, integrarnos.

 Cierro con la frase de Steve Jobs: "stay hungry, stay foolish".