Sabado, 22 de Febrero de 2020
INICIO | ECONOMÍA
ECONOMÍA

¿Estamos en recesión?

Por: Sergio Sarmiento
Lienciado en Filosofía, por la Universidad York, de Toronto; titular de programas de radio y televisión. Premio Antena por la CIRT
@SergioSarmiento

Share This:

Al presidente López Obrador no le inquietan los datos de los demás: "La economía está creciendo a pesar de que dicen lo contrario".

En contraste, el economista del Bank of America-Merrill Lynch, Carlos Capistrán, señala que México está en una "recesión técnica", la cual "se presenta con dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo. Estimamos que el PIB del segundo trimestre será negativo, sucediendo a -0.7% observado entre enero y marzo y a 0.1% del último trimestre del 2018".

No todos los especialistas piensan que la economía se contrajo en el segundo trimestre de 2019. Después de un muy mal dato de la producción industrial para mayo, los economistas de Citibanamex bajaron su estimación de crecimiento del PIB de 0.6 a 0.4 por ciento, pero la han dejado del lado positivo. Esto significaría que México habría vivido en el primer semestre de 2019 una desaceleración, pero no una recesión.

La definición de recesión como una contracción de dos trimestres consecutivos no es oficial. El National Bureau of Economic Research (NBER), que decreta la existencia de recesiones en Estados Unidos para propósitos legales, toma en cuenta otros indicadores, como el empleo, el ingreso personal y la producción industrial. Con estos factores la economía mexicana muestra una desaceleración, y quizá esté llegando a la recesión, pero con algunos sorprendentes puntos de fortaleza.

La producción industrial sufrió una caída de 2.1 por ciento en mayo frente al mes inmediato anterior, la más pronunciada desde enero de 2009. Hubo bajas en todos los rubros que componen el indicador, pero los más fuertes se registraron en construcción, -6.1 por ciento, y minería, -1.3.

En junio se perdieron 14,244 empleos registrados en el IMSS. En enero-junio el Seguro Social reportó 289,301 nuevos trabajos, cifra menor a la del primer semestre de 2018, pero el total no incluye a las decenas de miles despedidos de la administración pública. En contraste, los salarios contractuales muestran sus incrementos más fuertes desde 2002. En junio el aumento fue de 6.2 por ciento y en el periodo enero-junio de 5.9 por ciento. El salario base de los trabajadores registrados en el IMSS aumentó 6.6 por ciento entre junio de 2018 y junio de 2019.

El presidente López Obrador mantiene la posición de que la economía va "requetebién". Su política de comunicación es similar a la de Donald Trump, quien en campaña en 2016 afirmaba que la economía estadounidense era un desastre, sólo para decir hoy que es la mejor de la historia. Lo mismo hace López Obrador, quien afirma que heredó una economía destrozada, la cual hoy va muy bien.

Haciendo a un lado la retórica, ni la economía estaba tan mal en 2018 ni está tan bien al día de hoy. No hay certeza de que México se encuentre en recesión, pero no hay duda de que se ha desacelerado desde el año pasado, cuando creció 2 por ciento. En 2019 veremos, si acaso, una expansión inferior al 1 por ciento.

Pero esto no es inusitado. En México es una regla que el crecimiento disminuya o desaparezca en el primer año de un sexenio. Quizá la economía no vaya requetebién, pero tampoco parece estarse encaminando a un desplome... no, por lo menos, hasta ahora.