Miércoles, 20 de Setiembre de 2017
INICIO | CINE
CINE

Y… ¿Cuánto cuesta hacer una película?

Por: Esteban Cortés Sánchez
Compositor de música para cine y director de ensambles
lecscorp@yahoo.com.mx

Share This:

Después de salir de una sala de cine el primer pensamiento que cruza por la mente de la mayoría de los asistentes a la función es “me gustó” o “no me gustó”. Esta respuesta tan visceral es la que buscan los realizadores –al menos la primera de ellas–, aunque muchos digan lo contrario. La audiencia busca algo simple en realidad: que la historia los atrape, salirse de su vida cotidiana y, por al menos algunas horas, viajar al otro lado del mundo –o inclusive otras galaxias– y vivir las aventuras del héroe de la historia…todo desde la comodidad de una butaca.

Pero hablemos del “costo” total de este viaje, algo que pocos tienen en cuenta.

La realización de una película es increíblemente compleja. Incluye el trabajo de cientos y a veces miles de personas en periodos de tiempo cada vez más cortos. La logística detrás de estas empresas no es nada menos que monumental, así como nada menos que monumental es la inversión económica que se hace en algunas de ellas…inversión que a veces produce inverosímiles dividendos y a veces increíbles perdidas. Desafortunadamente, el cuánto se invierte en una producción cinematográfica de ninguna manera garantiza su éxito en taquilla o con la crítica especializada, noticia muy desafortunada para todas las casas productoras.

Los departamentos que trabajan en la producción de una película, y que por lo tanto requieren de recursos, son muchos. No importa si hablamos de un blockbuster de verano o de un corto con el mínimo de presupuesto (si es que hay presupuesto)  y por lo general, estos departamentos son las categorías a premiar en las tan conocidas entregas de galardones (Oscar, SAG, Golden Globe etc). Podemos, a grosso modo, hablar de tres procesos que intervienen en la realización cinematográfica: pre producción, producción y post producción.

Dentro de la etapa de pre producción encontramos la escritura del guion, búsqueda de locaciones, preparación de sets, contratación de director, actores etc. Todo lo que se tenga que hacer antes de que las cámaras comiencen a rodar. La producción comprende la filmación de la película, y todo lo correspondiente a la logística durante ese proceso: traslado de personal, movimiento de sets, filmaciones adicionales etc. Por último, el proceso de post producción abarca poner los toques finales al producto: efectos visuales, efectos sonoros, música, promoción etc. Todo esto usualmente es comandado por el o los productores.

En orden de importancia están el director, los directores de unidades secundarias si las hay, jefes de departamento y así sucesivamente hasta llegar a las personas que tan amablemente llevan el café al resto de los trabajadores. Estos últimos, verdaderos héroes anónimos, que por lo general tienen que soportar los desplantes de algún director o productor que los utilizan para aliviar la presión que conlleva manejar cantidades exorbitantes de dinero en periodos ridículamente cortos de tiempo

Como se puede ver, la cantidad de personas involucradas en un proyecto como el que nos ocupa es inmenso. Entre gastos de operación y pago de salarios, es comprensible que una típica película como las que podemos encontrar cada fin de semana en cartelera rebase fácilmente los 100 millones de dólares. Hablo en moneda estadounidense porque es el tipo de cine que más comúnmente podemos encontrar en las salas de exhibición, aunque hay que decir que nuestro cine nacional poco a poco se está haciendo de nuevo un lugar.

Como mencioné con anterioridad, que se inyecte más capital a una película no necesariamente significa que el resultado sea mejor. Para ejemplificar esto último, veamos las  películas más caras de la historia y las críticas que obtuvieron tanto de los especialistas como del público en general. Estas cifras e información se obtuvieron de los sitios en internet especializados en cine Rotten Tomatos e IMDB (Internet Movie Data Base). Antes de proceder con la lista, hay que notar que los costos están adaptados al tipo de inflación del día de hoy, y que hablamos de películas individuales, no de franquicias completas como Harry Potter o Star Wars.

Comencemos.

10.- The Dark Knight Rises (2012), $230 millones

El cierre de la trilogía de Christopher Nolan acerca del caballero de la noche. Una película bien realizada pero que carece de la fuerza de su antecesora (The Dark Knight) debido completamente a la caracterización de Heath Ledger como el Guasón. IMDB 9.0, Rotten Tomatoes 94% (crítica) 94% (audiencia)

9.- Avatar (2009), $237 millones

El director James Cameron nos da una vez más una cátedra en cómo construir un mundo fuera de este mundo. Ésta es una buena película que bien pudiera ser Pocahontas o Danza con Lobos en el espacio. Su calificación en IMDB la da un puntaje de 7.8 y Rotten Tomatoes 83% y 82% por parte de la crítica y la audiencia respectivamente.

8.- Star Wars Episode VII: The Force Awakens (2015), $245 millones

La película que vino a revivir a esta famosísima ópera espacial. Un guiño a la nostalgia en toda la extensión de la palabra puesto que si se le ve con detenimiento, es el Episodio IV (Star Wars: A New Hope) con esteroides. IMDB: 8.1 Rotten Tomatoes: 92% (de la crítica) y 89% (de la audiencia).

7.- 007: Sprectre (2015), $245 millones

Hay un empate técnico entre esta cinta del agente secreto británico y la antes mencionada Star Wars: Episode VII. De alguna manera, con todo y su gigantesco presupuesto, se las arregla para ser la más mediocre entre las ultimas cintas de James Bond. IMDB: 6.8 Rotten Tomatoes 65% (crítica) 62% (audiencia).

 6.- Captain America: Civil War (2016), Batman vs. Superman (2016), The Hobbit: The Battle of the Five Armies (2014), Harry Potter and the Half-Blood Prince (2009). Cada una $250 millones.

Otro empate. Aquí solo diré “Dios nos libre de otra cinta como Batman vs. Superman”.

Captain America. Civil War. IMDB 7.9, Rotten Tomatoes 90% (crítica) 89% (audiencia)

Batman vs. Superman. IMDB 6.7, Rotten Tomatoes 27% (crítica) 64% (audiencia)

The Hobbit: Battle of the Five Armies. IMDB 7.4, Rotten Tomatoes 59% (crítica) 75% (audiencia)

Harry Potter and The Half-Blood Prince. IMDB 7.5, Rotten Tomatoes 84% (crítica) 77% (audiencia)

5.- Spider-man 3 (2007), $258 millones

Una triste despedida a esta trilogía del trepa-muros favorito de Nueva York. Malas actuaciones con un aún peor guion son los protagonistas de esta película de la cual,  lo único bueno que quedó, fue un montón de memes. IMDB 6.2 Rotten Tomatoes 63% (crítica) 51% (audiencia).

4.- Tangled (2010), $260 millones

Esta cinta animada vio buena parte de su presupuesto irse en reestructuraciones de guion y efectos visuales del cabello de la protagonista (Rapunzel). Hasta el momento es la cinta animada más cara de la historia. Ésta es una película entretenida que pasó sin pena ni gloria por las salas de cine. IMDB 7.8, Rotten Tomatoes 89% (crítica) 87% (audiencia).

 3.- John Carter (2012), $263 millones

Esta cinta es considerada uno de los fracasos más rotundos en la historia moderna del cine. Los estudios Disney sólo lograron una ganancia de alrededor de 40 millones de dólares, cifra que pudiera parecer grande pero que palidece junto a otras cintas de su género y que de ninguna manera justifica una secuela. IMDB 6.6, Rotten Tomatoes 51% (crítica) 60% (audiencia).

2.- Avengers: Age of Ultron (2015), $279 millones

La secuela del evento cinematográfico más esperado por los fanáticos de las viñetas llegó por fin en 2015. Desafortunadamente su peor enemigo no fue un androide con aires de divinidad, sino un guion mal escrito que dio como resultado una película que casi cae en lo aburrido. IMDB 7.4, Rotten Tomatoes 75% (crítica) 83% (audiencia).

1.- Pirates of the Caribbean: At World´s End (2007), $300 millones

El capitán Jack Sparrow regresa para contarnos su suerte después del cardiaco final de Pirates of the Caribbean: Dead Man´s Chest. Está bien, no es la mejor película del mundo, pero es entretenida y francamente sin mayores pretensiones que hacernos pagar el boleto de entrada. IMDB 7.1, Rotten Tomatoes 45% (crítica) 72% (audiencia).

Créanme, pudo ser mucho peor, como por ejemplo:

0.- Pirates of the Caribbean: On Stranger Tides (2011), $378 millones

La película más cara de la historia es la peor de la saga a la cual pertenece. Si bien este género está lleno de clichés, esta cinta abusa de ellos de manera inexplicable; eso, junto con ese horrible intento de guion que usaron da por resultado algo tan aburrido que es imposible no ver el reloj cada cinco minutos. Ni siquiera el carisma del capitán Sparrow pudo salvar a este largometraje de ser la piedra en el zapato que para Pirates of the Caribbean sin duda es…aunque el horrible acento de Penélope Cruz también ayuda bastante.

Ahí lo tenemos. Más dinero no significa de ninguna manera mayor calidad. Al final del día, lo que realmente hace buena a una película o no, es la historia que quiere contar y la manera en la que lo hace. No importa qué tanto se quiera maquillar el producto final, si desde su concepción no es algo bueno, nada bueno saldrá de ahí. Como se dice en el mundo de la producción musical, “si entra basura (en el proceso de grabación) sale basura”.