Jueves, 23 de Setiembre de 2021

INICIO | ESTILO Y VIDA
ESTILO Y VIDA

La música como terapia

Por: LN. Laura Sánchez Flores
Terapeuta especialista en cognición, lenguaje y biodescodificación
sanlauris@hotmail.com

Share This:

¿Te ha pasado que cuando te sientes triste, una melodía puede ayudarte a cambiar tu estado de ánimo? Esto es por la influencia que tiene la música en nosotros. Todo ser humano ha tenido contacto con ella, de algún modo específico, ya sea escuchándola, produciéndola, reproduciéndola con la voz, golpeteo de manos…

Cada vez es más común su uso en diferentes consultorios o tipos de terapias. Tiene un impacto en el cerebro, activando regiones asociadas a las diferentes emociones, que están alojadas ahí a través de la memoria.

Es maravilloso cómo, al escuchar alguna melodía específica, inmediatamente se vienen los recuerdos de la época y las circunstancias donde se escuchó por primera vez. Por lo tanto, puede ser recordada de manera relajante y positiva para alguien y para otros puede ser estresante y abrumadora.

El escuchar música resulta una poderosa herramienta para mejorar nuestra calidad de vida, a través de ella es posible traer al presente vivencias que afectan de manera negativa nuestra vida, de este modo, entender y transformar esos recuerdos incrementado el potencial para resolver los problemas cotidianos.

Esto se debe a que los sonidos tienen mayor impacto en el cerebro, activando la memoria, la zona de las emociones, el movimiento. Ya sea que la escucha sea de manera activa, es decir, produciendo uno mismo los sonidos, o pasiva, la respuesta cerebral será la misma. Se liberará dopamina, un neurotransmisor que produce bienestar, demostrado, ya que aumenta hasta un 9% cuando se escucha la melodía que nos agrada.

Esta terapia musical puede ser usada por cualquier persona en cualquier momento, no necesita prescripción médica ni receta, solamente la voluntad de hacerlo. El poner las canciones que nos gustan de sonido de fondo crea sentimientos, recuerdos y sensaciones que nos colocan en un estado de armonía.

Hoy en día existen plataformas digitales que contienen una cantidad enorme de temas, basta con escribir el título o el autor. Encontrarás de consuelo, amor, relajación.

Se hicieron estudios en Maryland, EUA, en donde explicaban que escuchar media hora de música diaria sirve como inhibidor del estrés, relaja la mente y puede extender la sensación de tranquilidad por varias horas. Lo importante no es el tipo, sino el volumen, el ritmo que tenga y, sobre todo, que sea del agrado del oyente.

Algunos beneficios sobre la salud son los siguientes:

1.- Transforma el estado de ánimo. El escuchar música de fondo mínimo 30 minutos puede regular las emociones, ayudar a crear un estado de felicidad y tranquilidad.

2.- Reduce el estrés. La música instrumental con tonos bajos es una excelente opción para reducir el estrés y la ansiedad.

3.- Mejora el rendimiento al hacer ejercicio. Estimula y motiva a realizar ejercicios físicos, ya sean aeróbicos, de fuerza o de elasticidad.

4.- Sirve para mejorar la memoria. Como se compone de elementos repetitivos en la melodía y el ritmo, facilita al cerebro formar secuencias que mejoran la memoria.

5.- Actúa como calmante del dolor. Es de apoyo para después de las cirugías o los eventos traumáticos, el escuchar música dentro del periodo de recuperación, disminuye la atención en el dolor y aumenta la sensación de bienestar.

6.- Nos hace sentir acompañados. De algún modo, aleja el sentimiento de soledad. Genera dentro de nosotros empatía y acompañamiento.

Entonces canta, baila, escucha música para aliviar el estrés, para divertirte y generar dopamina que te lleve a convertir las emociones complicadas en bienestar físico, mental y emocional. Y así, levantar tu autoestima para tener automotivación y lograr tus propósitos.