Viernes, 19 de Abril de 2019
INICIO | ARTE Y CULTURA
ARTE Y CULTURA

Legado superheróico

Por: MDG. Erwin Salas
Maestro en Ciencias del Hábitat en Diseño Gráfico por la UASLP. Director de arte y coordinador editorial en Stratega Business Magazine.
erwin.salas@strategaconsultores.com

Share This:

"Tener una idea es lo más fácil del mundo. Todo el mundo tiene ideas. Pero tienes que tomar esa idea y convertirla en algo a lo que la gente responderá, eso es difícil”.

Stan Lee

En noviembre pasado, el Universo de la cultura pop se vistió de luto. Stan Lee murió a los 95 años de edad, dejando como herencia un sinfín de personajes e historias que trascendieron y estarán presentes en la mente de millones de personas.

 “The Man”, como se le conoció en el mundo de los cómics, fue creador (sin demeritar el trabajo de Jack Kirby y otros grandes artistas que lo acompañaron en su trayectoria) de Spider-Man, Fantastic Four, Hulk, X-Men, The Avengers, Doctor Strange, Thor, Daredevil y muchos otros superhéroes que forman parte del imaginario popular, y a los que varias compañías, principalmente cinematográficas y jugueteras, han sabido aprovechar millonariamente.

Stan Lee llevó a Marvel Comics a la cima. Antes de su llegada a la editorial, la empresa no sobresalía, siendo él, con sus ideas innovadoras y su estilo para trabajar, quien inició la era dorada de las historietas de superhéroes. Comenzó como ayudante cobrando solamente 50 centavos por el guion de una página, entre más páginas producía, más dinero ganaba. El cómic era un negocio de alto volumen y de baja ganancia por unidad. Sin embargo, gracias a su creatividad pasó a ser jefe de redacción y editor de toda la compañía, vendiendo millones de copias y haciéndose mundialmente famoso por sus creaciones.

Hoy en día, el valor de aquellos cómics de 10 centavos creados por Lee y Kirby en los años 60 se ha multiplicado desorbitadamente, convirtiéndolos en verdaderos objetos de colección. Amazing Fantasy #15 (1962), que contiene la primera aparición de Spider-Man (escrito por Lee y dibujado por Ditko), llegó a venderse en un millón de dólares, siendo el segundo cómic más caro de la historia, superado únicamente por Action Comics #1 (1938), en el cual aparece Superman por primera vez y que fue subastado en 3.2 millones de dólares, manteniendo el récord hasta la fecha y del que solo existen 4 copias en la actualidad.

Pero, ¿qué lo hace tan caro? Son varios factores los que determinan su valía:

Condición del ejemplar: la Comics Guaranty Company (CGC) es la que se encarga de otorgar los grados de calidad, si un cómic está arrugado o maltratado, baja su valor.

Importancia de su contenido: las primeras apariciones de personajes o historias clásicas.

Contexto histórico: fecha de publicación y disponibilidad.

Actualmente las portadas variantes, el artista encargado de dibujarlas y exclusividad de venta a algunas tiendas han sido los causantes de los elevados costos de algunos ejemplares, ya que con los avances tecnológicos es difícil volver a valuar un cómic millonariamente como los publicados décadas atrás, cuando era complicado conseguirlos y producirlos, siendo el paso del tiempo el causante principal de que no existan muchas copias en estos días.

Sin duda, Stan Lee fue pionero e inspiración para muchos escritores y artistas, convirtiéndose en una leyenda que seguirá viviendo en las historias y personajes, liberando al superhéroe que todos llevamos dentro.

"¡Excélsior!"