Viernes, 14 de Diciembre de 2018
INICIO | ESTILO Y VIDA
ESTILO Y VIDA

Libertad Emocional

Por: Lic. Laura Sánchez Flores
Terapeuta especialista en cognición, lenguaje y biodescodificación.
sanlauris@hotmail.com

Share This:

“Durante toda mi vida he entendido el amor como una especie de esclavitud consentida. Pero esto no es así: la libertad solo existe cuando existe el amor. Quien se entrega totalmente, quien se siente libre, ama al máximo. Y quien ama al máximo, se siente libre. Pero en el amor, cada uno de nosotros es responsable de lo que siente, y no puede culpar al otro por eso. Nadie pierde a nadie porque nadie posee a nadie. Y esto es la verdadera experiencia de la libertad: Tener lo más importante del mundo sin poseerlo.” Extracto de Once Minutos de Paulo Coelho.

¿Hasta qué punto el ser humano es libre emocionalmente hablando?, el término libertad tiene tantas definiciones como mentes hay en el mundo. El hombre se remite a la libertad cuando entra en juego el término esclavitud, sobre todo cuando se habla de relaciones interpersonales muy cercanas.

El estado mental del desapego a situaciones, cosas o personas que generan en el individuo estados emocionales específicos, es la libertad emocional.

Al entablar relaciones con los demás, se crean dependencias emocionales, dependemos de ellas para estar bien, ser felices, estar de buenas, y se depositan en nosotros las creencias de que el otro tiene el poder de hacer o no hacer la vida más agradable.

Como dice Corbera, E. (2016) las emociones están íntimamente ligadas a las creencias, que actúan como filtro de la realidad y condicionan la calidad de las relaciones entre esposos, padres e hijos, amigos, compañeros, etc.

Al perder a alguien, una pareja, un hijo, un amigo, se toma consciencia de la esclavitud emocional a la cual se puede estar sometido, provocando un inmenso dolor y la sensación de dependencia.

El estar involucrado sentimentalmente no significa ser esclavo emocional de la otra persona, al contrario, significa una libertad elegida y proporcionada a la otra persona que participa en la relación.

La compañía del otro tiene  que estar basada en una elección y no en una necesidad. Al ser una elección no se desarrolla una esclavitud y no hay necesidad de dar el poder emocional al otro. Se es lo suficientemente maduro y seguro de sí mismo para manejar las emociones con responsabilidad.

Sobre todo en una relación de amor, la premisa debe ser “te prefiero”, “te elijo” y no “te necesito” para estar emocionalmente estable. Al tener libertad emocional y no ceder el poder al otro para que alimente nuestra estima, dejamos a un lado la necesidad de posesión que habla de un amor inmaduro e infantil.

“Sigo mal y seguiré peor, pero voy aprendiendo a estar sola, y eso ya es una ventaja y un pequeño triunfo”. Como Frida Khalo manifiesta en la anterior frase, no es nada fácil salir de un estado de esclavitud emocional, pero cuando se toma consciencia de que se está atado a los demás todo cambia, la libertad se da por añadidura, se deja de ser “dueño de” y “propiedad de“.

Al desligar a los demás de la responsabilidad de dañarnos con sus comentarios, o actitudes, se recupera el poder interior y acrecienta la libertad emocional; el respeto y el autoconocimiento son básicos para tomar las riendas del desarrollo emocional propio.

Entonces la libertad emocional será el tomar la responsabilidad de los sentimientos y emociones en las propias manos, sabiendo defendernos con respeto ante los comentarios y actitudes de los demás.

Para practicar la madurez emocional se deben evitar las agresiones, permitir que se expresen los intereses propios, siempre en primera persona para que se gestionen de manera adecuada las emociones negativas y se canalicen de modo que no dañen la autoestima de nadie.

Así el bienestar no dependerá del exterior, se gozará de una paz interior y un nivel de felicidad mas duradero que el que produce depender de alguien y de sus comentarios para estar feliz.

Cada ser humano es creador de su propia vida emocional, que tomará el rumbo que marquen las creencias y las ideas que se entramen en el diario vivir, así que, vale la pena hacer análisis de la realidad en que se vive y buscar esas creencias que pueden estar estancando el avance hacia la paz interior y la felicidad.

La recomendación es vivir sin miedos, con madurez emocional y análisis para que se detecten las creencias y mandatos que los demás han construido en nuestra vida; al hacerlo se romperán estas construcciones y se propiciará la libertad emocional que generará una madurez emocional, originando paz interior y felicidad.

Se recomienda ver el video de Enric Corbera, en Youtube titulado Creencias conscientes: El camino a la libertad emocional, publicado el 1 de julio del 2016.

Referencias bibliográficas:

Salmuri, F. (2012). Libertad Emocional. Editorial Paidós Ibérica, España.

Coelho, P. (2007). Once Minutos. Editorial Planetaria, España.

Corbera, E. (2016). Creencias conscientes: El camino a la libertad emocional, Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=5EGbOSoyl5I

Pérez, C. (2013). La libertad emocional. Disponible en: https://lamenteesmaravillosa.com/la-libertad-emocional/

Aldana, R. (2015). Cuando mueren los apegos, nace la libertad emocional.  Disponible en: https://lamenteesmaravillosa.com/cuando-mueren-los-apegos-nace-la-libertad-emocional/

Celis Maya, J.S. (2017) Libertad emocional. Disponible en:  http://www.sebascelis.com/libertad-emocional/