Miércoles, 20 de Setiembre de 2017
INICIO | STRATEGIAS
STRATEGIAS

Los 5 por qué: preguntar para llegar a las causas últimas de un problema

Por: LCC. Mónica Lira Ávila
Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad del Centro de México.
liramonica17@gmail.com

Share This:

Mi mamá me contaba que cuando era pequeña no había algo que pasara por alto sin preguntarle de dónde vino o cómo funciona: ¿Por qué usaste el claxon? ¿Por qué frenaste? ¿Por qué caminas tan rápido? ¿Quién es esa señora que saludaste? ¿Para qué sirve esto? ¿Para qué lo otro? Y podría seguir con una interminable lista de preguntas que seguramente en ocasiones la hacían desesperar.

Cuando somos niños preguntamos cosas que al parecer a los adultos les cuesta trabajo responder, y no porque no sepan la respuesta sino porque no encuentran la manera adecuada de dar la mejor explicación. Es posible que con el tiempo hayamos perdido esa capacidad de pensamiento ingenuo, y no dejemos que fluyan las cosas como solían hacerlo. Los niños nos toman con la guardia abajo, distraídos, con algo que antes no nos habíamos detenido a pensar y ahí es en dónde entramos en conflicto.

No podemos articular una respuesta clara o precisa, estamos ocupados, no queremos dar una explicación larga o errónea, y sabemos que “lo que le digas al niño, eso va a creer” y tendrá esa idea durante toda su vida, sea correcta o no. Hasta que alguien más le diga lo contrario o indague adecuadamente por su propia cuenta.

Está en nuestra naturaleza indagar, curiosear, saber y fomentar constantemente el aprendizaje. Nombrar las cosas, conocer el mundo que nos rodea y familiarizarnos con él es indispensable para convertirnos en seres sociales. Aunque en ocasiones parece que llegamos al límite del conocimiento, dejamos de lado nuestro instinto y terminamos por caer en los brazos de la cómoda ignorancia, en el conformismo y la tranquilidad que conlleva no saber, lo ideal sería despertar esa curiosidad y alimentarla, de manera que nunca perdamos la capacidad de asombro.

En las empresas y organizaciones es imprescindible manejar formas de indagación para encontrar la vía más fácil para la resolución de problemas. Un método destacado y reconocido, es el de “Los 5 ¿por qué?” diseñado por el inventor e industrializador japonés Sakichi Toyoda, fundador de Industrias Toyota.

La base de este, es plantear un problema y cuestionarse en repetidas ocasiones ¿por qué? Para conocer el suceso y llegar a las causas primeras. Funciona para evitar suposiciones, trampas lógicas, y eliminar cualquier elemento que tenga conexión con el problema original. La primera respuesta puede tener de una a tres variantes (no más) y de cada variante es necesario seguirse cuestionando todos los porqués que surjan y hacerlo de la manera más precisa y objetiva, ya que como el proceso no se basa en la numeración o estadística puede tener errores. La técnica ha sido criticada por ser algo muy básico utilizado en la solución de un problema de fondo. Algunos de los errores marcados y que podrían destacar en el proceso son:

  1. La tendencia de los investigadores de detenerse en analizar los síntomas y no alcanzar las causas de raíz
  2. La inhabilidad de probar sus mentes sobre la información actual y el conocimiento
  3. Problemas al facilitar el apoyo a los investigadores a encontrar las causas correctas
  4. Encontrar diferentes causas para el mismo problema (y caer en confusión)

Por esta razón, es necesario tomar en cuenta los puntos anteriores y verificar inmediatamente las respuestas de cada “¿por qué?” antes de proceder a responder y analizar la siguiente pregunta, esto garantizará una mayor exactitud a la hora de desarrollar el método e indagar en el pensamiento profundo para ver más allá de la superficie de los problemas planteados.

Puede utilizarse de la siguiente manera:

  1. Identificar el problema
  2. Preguntar: ¿Por qué pasó? Aterrizando todas las causas posibles
  3. Para cada una de las causas, preguntar ¿por qué pasó esto? Nuevamente
  4. Hacer una repetición del proceso hasta que hayas alcanzado el paso dos (2) y tres (3) 5 veces. En este punto final ya debió de haberse encontrado la raíz del problema

Los puntos anteriores se representan gráficamente de la siguiente manera:

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

https://www.adb.org/sites/default/files/publication/27641/five-whys-technique.pdf

http://www.bulsuk.com/2009/03/5-why-finding-root-causes.html#sthash.yzdcYDDl.dpuf

http://www.bulsuk.com/2009/07/5-why-analysis-using-table.html