Viernes, 16 de Noviembre de 2018
INICIO | STRATEGIAS
STRATEGIAS

Metas SMART para el desarrollo personal

Por: LCC. Mónica Lira Ávila
Copywriter at Coolest Agency
liramonica17@gmail.com

Share This:

En un artículo anterior relacionado con procrastinar, se habló del mal hábito de postergar actividades importantes sin ninguna razón. Una de las estrategias para eliminar este hábito está relacionada con el trabajo enfocado a metas y objetivos alcanzables, específicos y establecidos en un tiempo determinado. Una herramienta útil y sencilla que define los cinco aspectos más importantes para delimitar objetivos, proyectos y actividades a mediano o largo plazo es el criterio SMART, acrónimo de las palabras en inglés de: Específico, Medible, Asignable, Realista y Medidor de Tiempo (Specific, Measurable, Achievable/Assignable, Realistic and Time-bound /Time related). En algunos casos, el término Achievable o Alcanzable es modificado por Asignable, más adelante se explicarán a detalle cada uno.

 Estos criterios son comúnmente utilizados en el desarrollo de procesos y actividades específicas en las empresas, pero también son implementados en las universidades para que los alumnos tengan un amplio conocimiento de sus metas, les den seguimiento, las midan y puedan comparar sus resultados y avances, enfocados en su crecimiento profesional. La Universidad de Virginia en Estados Unidos es una de las muchas que utilizan este modelo.

 El criterio SMART se define de la siguiente manera:

1. Specific / Específico: los objetivos a establecer deben ser detallados de la mejor manera posible para no dejar espacio a la duda ni a la imaginación de lo buscado. Es necesario tener clara la idea para visualizarla tal y como será en el futuro. El cuestionamiento que logra describir este primer parámetro es el común “¿qué?”

 Ejemplo: El puesto que quiero ocupar requiere de un nivel avanzado del idioma Alemán. Necesito tener el conocimiento requerido para ser un candidato competitivo.

2. Measurable / Medible: los objetivos deben ser medibles de una manera cuantitativa, así se tiene certeza del progreso logrado y es posible obtener una evidencia tangible. Puedes establecer algún tipo de indicador que te muestre el avance.

 Ejemplo: Me gustaría ver un incremento gradual de mi conocimiento del Alemán. Si el primer mes conozco los colores, los números, las cosas importantes, se puede decir que manejo un 10% de lo deseado. Lo ideal sería que el segundo mes aprenda un 25% más con relación a las frases importantes como saludos y despedidas. Los exámenes ayudarán a medir un avance.

3. Assignable / Asignable: Esta parte del acrónimo también ha sido descrita como Asignable, y se aplica principalmente en situaciones empresariales en donde los empleados son los responsables de la ejecución del proyecto o bien, por separado en cada una de las actividades específicas.

4. Realistic / Realista: es necesario preguntarte ¿alguna vez alguien más ha logrado el objetivo planteado? Si la respuesta es sí, las probabilidades de que completes la tarea se elevan. Metas irreales o imposibles pueden hacerte caer en una sensación de fracaso o incompetencia y por lo tanto no lograr el objetivo inicial.

 Ejemplo: cualquier persona puede aprender el idioma que se proponga, pero será mucho más fácil si tengo un buen entendimiento de los idiomas básicos como el Español y el Inglés. Esta concepción se hace debido a que el cerebro se entrena para aprender y una vez que ha aprendido idiomas anteriormente, los siguientes se vuelven más sencillos. “Metas alcanzables, te motivan. Metas imposibles, te desmotivan”.

5. Time-bound / Delimitación del Tiempo: establecer un tiempo determinado es esencial porque te da un sentido de urgencia y ayuda a delimitar la actividad a una fecha de finalización determinada. Una vez concluida, puedes continuar con las siguientes y darles el mismo enfoque o la misma importancia que a la

Ejemplo: Para lograr nivel competitivo son necesarios cuatro meses de estudio, y a partir de ahí aplicar. En seis meses podría aprender lo necesario para continuar por mi propia cuenta (ser autodidacta).

A continuación se presenta un cuestionario que te ayudará a desarrollar el criterio con mayor facilidad:

 Específico: ¿Cuál es la meta a alcanzar? ¿Cómo y por qué será alcanzada?

  1. Medible: ¿cómo medirás si la meta será o no alcanzada? Haz una lista de al menos dos indicadores
  2. Asignable: ¿Quiénes serán los encargados de realizar las actividades? ¿Cómo las harán?
  3. Enfocado a resultados: ¿Es posible? ¿Otros la han logrado exitosamente? ¿Tienes los conocimientos, habilidades, y recursos necesarios para alcanzar la meta?
  4. Tiempo determinado: ¿cuál es la fecha de finalización establecida? ¿Te crea un sentido práctico de urgencia?

El criterio SMART es una forma noble y sencilla de establecer metas, determinar objetivos, trabajar constantemente en ellos y concluirlos de manera exitosa. Puede ser aplicado en áreas que van desde la vida personal, hasta la profesional. Recuerda que conservar en mente la meta y los beneficios de la misma te mantendrá motivado.

Referencias bibliográficas                  

Writing Smart Goals, UHR, Employee Development. Disponible en: http://www.hr.virginia.edu/uploads/documents/media/Writing_SMART_Goals.pdf