Miércoles, 20 de Setiembre de 2017
INICIO | STRATEGIAS
STRATEGIAS

Mi jefe, ¿mi socio?

Por: Jorge A. Meléndez
Agencia Reforma / Licenciado en Economía del Tecnológico de Monterrey, donde fue premio al saber.Director de proyectos especiales para Grupo Reforma.
@jorgemelendez

Share This:

"Para triunfar en el mundo de hoy, requieres ser visto como una persona que toma la iniciativa, que da resultados".

Buenísimo. Totalmente de acuerdo. Pero, ¿cómo lograrlo si el poder que se tiene es limitado?

Veamos lo que dice el libro Influenciar para arriba, de David Bradford, autor de la cita y profesor de la Escuela de Negocios de Stanford.

"Requieres influir en gente poderosa, y eso te dará poder para conseguir recursos y aprobación a tus proyectos", señala.

¿Y la influencia a lograr más importante? Sin duda, la de su jefe.  Ocho consejos prácticos de Bradford y Allan Cohen:

  1. Determine a quién necesita influir. ¿Sólo a su jefe o a más superiores?
  2. Asuma que cada uno es un socio potencial.
  3. Determine el poder de los jefes y el de usted.
  4. Entienda el mundo de los poderosos. ¿Cuál es su "moneda"? ¿Qué es lo que les importa? Use la "Ley de la Reciprocidad": dar algo para que luego le den algo a cambio.
  5. Investigue cómo tener acceso a estas personas.
  6. Clarifique lo que necesita. Prioridades: metas primarias y secundarias.
  7. Diagnostique su relación actual. El acceso requerirá credibilidad y confianza.
  8. Negocie intercambios gana-gana.

Veamos ahora 10 consejos del autor y coach de liderazgo Marshal Goldsmith:

  1. Al presentar sus ideas, piense como vendedor. Es su responsabilidad vender y su jefe no está obligado a comprar.
  2. Contribuya a las metas de la empresa o de su jefe, y no sólo a las suyas.
  3. Busque ganar las "grandes batallas". No pierda tiempo y energía en lo trivial. No desperdicie el tiempo de su jefe.
  4. Realice y presente un análisis costo-beneficio realista de sus ideas. Esté dispuesto a discutir los costos.
  5. Cuestione cualquier violación a la ética. Y no calle.
  6. Entienda que los jefes son humanos. Si se equivocan, ayude y no critique.
  7. Trate a los superiores como socios o clientes. Respeto sin servilismo. Evite crítica destructiva. Si no ayuda, no lo diga.
  8. Apoye la decisión final del equipo. Nunca la sabotee.
  9. Trate de colaborar positivamente. No de ganar o tener razón.
  10. Enfóquese al futuro; olvide el pasado.

El artículo clásico de los profesores John Gabarro y John Kotter es aún más simple. Dos recomendaciones:

* Entienda bien fuerzas, debilidades, estilos de trabajo, objetivos y necesidades de su jefe. Y de usted.

* Desarrolle una relación de trabajo abierta y honesta, comparta expectativas y respete tiempo y recursos del jefe.

Cambiar a relaciones de "socios" entre jefes y subordinados es benéfico para cualquier organización. Cuando hay grandes diferencias de poder entre niveles se genera una ceguera que impide identificar problemas u oportunidades.

"El que tiene un gran poder se vuelve sordo; y al que tiene muy poco le da laringitis", dice Bradford. Algo muy peligroso.

El objetivo es pasar del concepto de subordinado a ser "socio menor".

"No es crear un jefe perfecto; es lograr una mejor relación de trabajo. Mantener las necesidades del jefe en mente y buscar complementarlo en sus áreas débiles", explica.

El que un socio menor tome las riendas de la relación con su jefe puede exponerlo a desacuerdos y discusiones. Es una tarea que se tiene que emprender cuidadosa y deliberadamente.

"Hay varios tipos de desacuerdos. Cuando son sobre metas fundamentales, se debe uno cuestionar si está en el trabajo correcto. Pero si son de táctica o estilo, se pueden clarificar y ajustar".

Ahora bien -aunque son raros- también hay jefes imposibles.

Si tiene desacuerdos con su jefe, nunca los trate cuando están "calientes" las cosas. Espere a que se tranquilicen y piense bien cómo enfocar la plática.

Tras platicar con el jefe, se dará cuenta del problema. Quizá lo reta en público, o le faltan datos para sustanciar sus ideas, o simplemente lo escuchan pero a veces se opta por otro camino.

Pero si su jefe le dice o le da a entender que "él o ella siempre tienen la razón y nunca debe de cuestionar nada", quizá tenga un jefe imposible.

¡Agarre paciencia o actualice su currículum!

EN POCAS PALABRAS.

"La clave para un liderazgo efectivo en el mundo de hoy es la influencia y no la autoridad".

Ken Blanchard, autor norteamericano.

benchmark@reforma.com

WebExtra:

Influencing Up, video de David Bradford

12 Influencing Up, video de Marshal Goldsmith