Miércoles, 20 de Setiembre de 2017
INICIO | STRATEGIAS
STRATEGIAS

Procrastinar: no dejes para mañana, lo que puedes hacer ¿hoy?

Por: LCC. Mónica Lira Ávila
Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad del Centro de México.
liramonica17@gmail.com

Share This:

Tienes una tarea que hacer, tu jefe te ha puesto al frente de un proyecto importante y estás emocionado pero también un poco temeroso. Sabes que es necesario empezar pues la actividad requiere tiempo, pero hoy ya es muy tarde y “mañana” parece un buen momento.

Llega el día de mañana, te sientas en tu escritorio y lees la bandeja de correos, revisas Twitter o Facebook y encuentras que hay muchas notas por leer, aparecen los pendientes del día y en realidad es poco: “termino esto y comienzo con lo importante”. Sabes que tienes que empezar a trabajar pero probablemente mañana pienses en eso porque hoy has preferido divertirte y despejarte. Sales del trabajo, tus amigos te invitan a salir, tienes otras cosas que hacer pero el momento de empezar –por hoy y mañana- no llega. Si te pasa esto frecuentemente, probablemente seas una persona con tendencia a procrastinar.

Procrastinar proviene del Latín procrastinare: pro, que significa “adelante, en favor de”, y crastinus referente a “mañana, futuro”.

Comenzar a realizar una tarea importante parece algo lógico y que estaríamos dispuestos a hacer, pues así como se lee, se escucha o piensa: es importante. Pero la realidad es que la mente cree que llegará el momento adecuado en el que encontraremos motivación, impulso y creatividad y esto puede postergarse sin control. El acto de procrastinar podría parecer un mecanismo de defensa, ya que evita las tareas necesarias o importantes que nos causan miedo, nos dan pereza o nos generan conflicto, se aplazan y son reemplazadas por otras más placenteras, aun siendo conscientes de la situación.

Steel (2011) autor del libro The procrastination equation, how to stop putting things off and start getting stuff done, ha desarrollado una teoría referente al tema, y menciona que el hecho de procrastinar puede calmar la ansiedad a corto plazo pero tenemos consciente de que El Momento llegará, será imposible seguir evitando y la ansiedad será mayor. Existen algunas características específicas de las personas que tienden a procrastinar, éstas suelen tener menor control de sus impulsos y buscan una gratificación a corto plazo “entre más impulsivo eres, menos te gustará retrasar la gratificación”, pueden creerse poco competentes y tienen miedo a fallar.

Realizar actividades pequeñas o poco importantes pero placenteras que logren el objetivo no desaparecerá el problema, por el contrario generará ansiedad y culpa, buscando así que la recompensa no sólo sea grande sino inmediata y la ansiedad seguirá creciendo, afectando tu rendimiento, productividad, autoestima y estado de ánimo.  Procrastinar es un acto irracional y “cuando procrastinamos, sabemos que estamos actuando en contra de nuestros propios intereses” Steel (2011).

A continuación encontrarás una lista de preguntas que te ayudarán a identificar algunas de las cosas que tienes pendientes:

  • ¿Revisaste el aire de las llantas de tu coche?
  • ¿Llevaste la ropa a la lavandería?
  • ¿Hiciste la cita al doctor que habías estado postergando?
  • ¿Tienes algún boleto de avión qué agendar, una habitación por reservar, una maleta que empacar o un pasaporte que renovar?
  • ¿Le has informado a tu jefe sobre tus próximas vacaciones?

Podrías agregar más tareas, y así continuarías toda la vida ocupado. Sin embargo, existen algunas formas de solucionarlo: cuando te encuentres pensando en que tienes que empezar, no te distraigas, no hagas nada más que te libere de la ansiedad, comienza con la actividad importante o no hagas nada.

Eventualmente tendrás que empezar. Comenzar con tareas pequeñas es una buena táctica, ya que cuando te planteas expectativas muy grandes o actividades demasiado complicadas, sin duda fracasarás y encontrarás muchas maneras de justificarte. Existen muchas aplicaciones que pueden ayudarte a mejorar la concentración y motivarte, también puedes realizar un test para ver qué tanto procrastinas y obtener algunos consejos personalizados; al pie de este artículo encontrarás los links relacionados.

Algunos datos curiosos:

  • “Dejar de procrastinar” es una de las metas más reportadas en el mundo
  • Los hombres procrastinan más que las mujeres (54 de cada 100 personas que procrastinan son hombres)
  • La mayoría de ellos están en pareja pero no casados, separados pero no divorciados. En conclusión, postergan los finales al igual que los comienzos.
  • Procrastinar está un 50% influenciado genéticamente, así que podríamos culpar en parte a nuestros padres.

No te sientas culpable por procrastinar, lo importante es tener en cuenta el problema y hacer algo para evitarlo.

Referencias Bibliográficas:

Steel, P. (2011). The procrastination equation: The science of getting things done. Sydney: Murdoch Books. Steel, P. Procrastination Equation https://procrastinus.com/piers-steel/theories-of-procrastination/ recuperado el 6 de Enero del 2016 https://procrastinus.com/