Martes, 29 de Setiembre de 2020

INICIO | CIENCIA Y TECNOLOGÍA
CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Realidades extendidas: la era de la nueva digitalización

Por: Carlos Emilio Franco Yáñez
Director de la empresa de Realidades Extendidas Fyware, egresado del Tecnológico de Monterrey.
carlos.franco@fyware.com

Share This:

El abrupto cambio socioeconómico causado por el distanciamiento social de la pandemia ha puesto en jaque varios negocios y acentuado la realidad de Innovar o Morir, no es de extrañarse que el mundo se encuentra en una acelerada transformación digital; Miles de nuevas tiendas en línea, recorridos virtuales, webinars y eventos digitales nacen en el desesperado intento de sobrevivir el cambio traumático de interacción humana y a su vez van creando los cimientos de la nueva realidad comercial y era digital.

El mundo ha volteado hacia la digitalización, término que siempre se ha ligado con innovación y tecnología de vanguardia, se entiende, después de todo es un término que se popularizó en las últimas tres décadas, sin embargo, su uso es tan amplio para definir la transformación digital que muchas veces, el término puede ya no ser algo novedoso, e incluso ser anticuado ante las necesidades del mundo actual.

Cuando se piensa en digitalización la gente suele pensar en aplicaciones, páginas web y tiendas en línea, pero se aproxima una nueva revolución digital que cambiará la manera en la que la gente interactúa, aprende y visualiza su entorno: La Realidad Extendida.

Las realidades extendidas tomaron al mundo por sorpresa a partir del 2016 con el lanzamiento de Pokémon Go, ¡sólo imagínense!, el sueño de cualquier niño noventero, ¡Atrapar e interactuar con tus pokemones en tu propio entorno!, si bien trajo una interacción con la tecnología que nadie esperaba como ver parques abarrotados de personas y gente reuniéndose en casi todas las plazas del mundo, el impacto generado no se detuvo ahí, la inspiración tecnológica nació y la atención de varios mercados se enfocaron a las capacidades de esa tecnología.

Ahora situémonos en el 2020, imaginemos a un bombero que necesita prepararse para aprender a apagar un incendio que se encuentra en un 5to piso de un edificio. Este entrenamiento pudiera parecer difícil de recrear, la sensación del peligro, el estrés, el calor, la adrenalina. ¿Qué calidad de entrenamiento se podría dar?, o se recrea una situación peligrosa para el bombero o no se genera la situación pedagógica necesaria para prepararlo ante una situación similar.

Las nuevas tecnologías digitales con las cuales cada vez nos encontramos más en contacto nos permiten generar exactamente el tipo de simulaciones como las que mencionamos con el ejemplo anterior, en vez de utilizar métodos tradicionales como videos, actuación y ambientes claramente controlados, ahora con ayuda de un casco de Realidad VIrtual y algunas adecuaciones de comandos remotos se puede sumergir al bombero en un simulacro, tan realista que pudiera olvidarse de que es solamente una experiencia digital, recreando no solo el aprendizaje, sino esas condiciones finas de adrenalina, peligro y estrés que implican entrenar al cerebro ante una situación real.

Adicionalmente, estas tecnologías venideras traerán consigo la capacidad de medir resultados que permitirán mejorar los procesos actuales, impulsando todavía más procesos de entrenamiento.

El uso de estas tecnologías comienza a aparecer en diferentes mercados, desde venta minorista, mostrando contenido interactivo de mercadotecnia hasta visualizaciones arquitectónicas para hacer sentir a posibles prospectos que se encuentran en una construcción que todavía no existe. No es de sorprenderse que las empresas decidan subirse a esta ola tecnológica para sacar provecho de las nuevas interacciones sensoriales que las realidades extendidas permitirán proporcionar a las personas.

No queda más que esperar a que el tiempo y el mundo definan la manera en que las personas interactuarán con la nueva modernidad digital.