Miércoles, 14 de Abril de 2021

INICIO | PERFILL
PERFILL

Replanteemos la jornada laboral

Por: LP. Eduardo Lugo Vargas
Psicólogo del Trabajo; analista de RR.HH. Stratega Consultores; consultor de PERFILL Headhunting and Training
eduardo.lugo@strategamagazine.com

Share This:

La sociedad ha vivido una de las peores etapas en la historia, el año 2020 fue marcado por una pandemia gracias al COVID-19, teniendo infinidad de consecuencias y cambios, entre ellos, las formas de trabajo.

Actualmente, los países buscan reactivar la economía, esto implica que las empresas hagan un esfuerzo por subsistir y adaptarse a una nueva normalidad. El área de recursos humanos tiene la obligación de transmitir a los directivos que, en la medida de lo posible, es momento de replantear la jornada laboral.

Previo a la contingencia, las compañías mantenían un horario como lo marca la Ley Federal del Trabajo, sin embargo, se vieron obligadas a realizar modificaciones, desafortunadamente muchas no pudieron adaptarse y quebraron. Si bien la modalidad home office no es nueva, muchas organizaciones no habían considerado ponerla en práctica, pero tuvieron que experimentar o cerrar por completo.

Cuando una empresa forma a sus colaboradores con principios y valores de responsabilidad, honestidad y calidad, no es necesario que permanezcan ocho horas diarias en las instalaciones, ya que el nivel de productividad en México no es paralelo a la jornada laboral, pues es uno de los países con mayor tendencia a procrastinar. Se debe comprender que los seres humanos tienen necesidades y una de ellas es su vida personal, un gran porcentaje de gente vive para trabajar, cuando debería ser lo contrario, es importante considerar que, hasta no tener una vacuna contra el coronavirus, los trabajadores tendrán exigencias como el cuidado de sus hijos, resolver temas escolares, velar por la salud propia y de sus familiares.

La tarea no es fácil, implica demasiada responsabilidad, pero la tendencia es buscar una jornada híbrida, en donde el colaborador acuda a su centro de trabajo, pero pueda atender problemas particulares manteniendo un equilibrio con los objetivos para los cuales ha sido contratado, esto incrementará el sentido de pertenecía con la organización y, con el paso del tiempo, brindará una motivación por la autonomía laboral, lo que puede representar mayor compromiso y productividad.