Miércoles, 20 de Febrero de 2019
INICIO | STRATEGIAS
STRATEGIAS

Un plan para continuar ante cualquier situación

Por: Peter Ostroske
Creador y CEO de OFI.com.mx, empresa provedora de soluciones de tecnología para corporativos.
linkedin.com/in/peterostroske

Share This:

¿Te has preguntado qué pasaría si, por un desastre, tu empresa ya no pudiera funcionar?

Solo el 27% de los negocios en México cuentan con un Business Continuity Planning (BCP).

En México se tienen más de 15 mil temblores al año, de acuerdo con el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), en los últimos 16 años los daños y pérdidas para la nación han ascendido a 424 mil 923 millones de pesos, sin contabilizar los acontecimientos de los últimos años, esto nos ubica como el séptimo país con más perdidas económicas derivadas de catástrofes naturales.

Para las organizaciones del país, esto ha impactado de manera considerable, sin embargo, más de la mitad de ellas no cuentan con un Plan de Continuidad de Negocio (BCP, por sus siglas en inglés), y de las compañías que reabren sus actividades, aun después de la catástrofe, solo el 6% sobrevive a largo plazo, según estudio realizado por la Universidad de Texas.

Un Plan de Continuidad de Negocio es un conjunto de procedimientos para actuar antes, durante y después de un evento de interrupción de operaciones. Mediante una metodología interdisciplinaria, es posible crear y validar planes tecnológicos, logísticos y legales para que una empresa pueda recuperar sus funciones críticas, sin perder información ni tiempo en nuevas instalaciones, prácticamente seguir de forma normal después de un acontecimiento de estas magnitudes.

Los riesgos capaces de afectar a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), de acuerdo con Protección Civil, se clasifican en tres amenazas: naturales (terremotos, huracanes, inundaciones e incendios); humanos (errores de operación, hurto de los equipos o implantación de código malicioso) y tecnológicos (fallas del equipo, errores del software, virus informáticos y seguridad).

Un caso en el que colaboramos fue la plataforma que soportaba la operación diaria de una institución gubernamental, dentro de la demarcación del Estado de México; se encontraba en un solo sitio en sus propias instalaciones, el cual contemplaba las condiciones necesarias para clasificar a su centro de datos, sin embargo, mediante una metodología de evaluación de riesgos, se estimó el marco del Gobierno Corporativo de las TIC en el organismo, y se confirmó la necesidad del diseño de un Plan de Continuidad de Negocio, que le permitiera contar con los principales componentes tecnológicos, los cuales serían ubicados en un sitio alterno, a una distancia de 60 kilómetros del sitio primario, otorgando un nivel de operación de 99.98%.

Para conformar el plan, se clasificaron áreas y se determinaron las de mayor urgencia para la operación; se conformó un comité interdisciplinario y se establecieron varios acuerdos para realizar el mapeo de personas, actividades, procesos y tecnologías en cada área. Las actividades descritas permitieron establecer de una manera clara el propósito y el alcance del BCP para dicha institución.

Entre los beneficios tangibles se encuentran:

  • La recuperación de la operación completa o por fases, según la criticidad de pérdida de servicio, en el menor tiempo posible.
  • Ventaja profesional frente a la competencia.
  • Identificación de los puntos débiles en cada área operativa, los cuales pueden afectar la continuidad de negocio.
  • Reducción de gastos y pérdidas económicas desde 30 hasta 60%.
  • Control del impacto financiero y operacional en un 85%.

La prevención a nivel empresarial también es una necesidad que se debe cubrir desde el momento en el que se comienza a operar, para evitar cualquier eventualidad o, en caso de presentarse, saber cómo actuar.