Sabado, 13 de Agosto de 2022

INICIO | SALUD
SALUD

Una sola salud

Por: MSP. María Jocelyn Bravo Ruvalcaba
Médica egresada de la UASLP; maestra en Salud Pública por la Escuela de Salud Pública de México, del INSP
@Ma_joshyta

Share This:

¿Por qué debe preocuparnos que el desierto de Atacama este convertido en un gran tiradero de ropa? Porque “la tierra es un solo país y la humanidad sus ciudadanos” (Bahá'u'lláh).

A finales de 2021, investigadores de la Academia de Ciencias de China publicaron en la Revista de Genética y Genómica un artículo con la hipótesis de que el desarrollo de la variante ómicron de SARS-CoV-2, virus causante de la enfermedad COVID-19, se produjo por una mutación cuando pasó de los humanos a los ratones y de los ratones a los humanos de regreso, y si esto se confirma, no nos sorprendería debido a la ya conocida interrelación entre la salud humana, la sanidad animal y la salud del medio ambiente.

Y aunque esta conexión e interdependencia se conoce desde hace siglos, no fue hasta hace dos décadas que los organismos internacionales han puesto sobre la mesa  el concepto de “Una Salud” (One Health) que busca, a través de un esfuerzo multidisciplinario, atender problemas como los de la disponibilidad del agua y los alimentos, la creciente resistencia a los antimicrobianos y la reemergencia y propagación de enfermedades infecciosas que se transmiten de animales al ser humano, conocidas como zoonosis, las cuales se han agudizado debido al incremento de la población, la urbanización, el cambio climático, la sobreexplotación del suelo por la agricultura y la ganadería, la globalización y el incremento del comercio y la movilidad de la población, entre otros.

Esta interacción entre el hombre, los animales y las plantas ha ocasionado que vuelvan a emerger enfermedades que estaban contraladas, como tuberculosis, dengue, salmonella, sarampión, rabia, brucelosis, Ébola, leishmaniasis, esquistosomiasis, fiebre amarilla o la enfermedad de Lyme, y nuevas como COVID-19. Otro ejemplo es el declive de la población de abejas, la cual ha llegado a reducirse tan drásticamente que incluso se alerta de que puedan llegar a la extinción; las abejas, conocidas como las grandes polinizadoras y que contribuyen a través de ello al equilibrio de los ecosistemas, se han visto amenazadas por la degradación de su hábitat y las nuevas prácticas agrícolas como las que se llevan a cabo para la producción de leche de almendra.

La perspectiva de One Health nos reclama como sociedad reflexionar, por ejemplo, en nuestra dieta, en ser conscientes de cómo los procesos para obtener los alimentos se vinculan con la seguridad alimentaria, la aparición de nuevas enfermedades tanto en hombres como en animales, la generación de nuevos antibióticos, y como esto se relaciona con la ganadería intensiva, la deforestación, la contaminación atmosférica, la contaminación del agua, el cambio climático, la pérdida de la biodiversidad, y ello con los movimientos poblacionales.

A su vez, esta iniciativa busca incentivar a los gobiernos, las empresas privadas y la sociedad en general a adoptar políticas, acciones y cambios en la dinámica de desarrollo tanto industrial como social, vinculando a expertos en medicina, epidemiología, salud pública, salud ambiental, médicos veterinarios, ecologistas, agricultores, ganaderos, químicos, biólogos, abogados y economistas, entre otros. Y que de no hacerlo a tiempo, problemas como la pobreza se perpetúan y aumentan, y corremos el riesgo de que se incrementen los desastres naturales, como desbordamientos de ríos, sequías o bien que aparezcan nuevas pandemias, considerando que sabemos que aproximadamente el 70% de los patógenos emergentes y reemergentes son zoonóticos.

El escenario no se vislumbra alentador de seguir evadiendo las situaciones actuales y la vinculación que tenemos con los seres vivos y demás elementos del planeta, de ahí el llamado que hacen la Organización Mundial de la Salud (OMS), en coordinación con la Organización Mundial de Sanidad Ambiental (OIE), y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), las cuales emitieron la Guía Tripartita para las Zoonosis (GTZ), en donde se incluyen mecanismos de coordinación multisectoriales, planificación estratégica y preparación para las emergencias, vigilancia e intercambio de información, investigación y respuesta coordinada, evaluación conjunta de los riesgos frente a las amenazas de las enfermedades zoonóticas y compromiso de la comunidad.

Cuidar y proteger la salud del planeta es responsabilidad de todos, además de ser una necesidad urgente.