Viernes, 20 de Julio de 2018
INICIO | CINE
CINE

¿Segundas partes nunca fueron buenas?

Por: Esteban Cortés Sánchez
Compositor de música para cine y director de ensambles
lecscorp@yahoo.com.mx

Share This:

A todos nos lo dijeron alguna vez –o nos lo dirán- cuando las cosas se comenzaron a arreglar con nuestr@s ex novi@s: segundas partes nunca fueron buenas; un dicho sacado obviamente del mundo del cine. De dónde salió esto me quedó clarísimo hace poco, cuando tuve la oportunidad de ver Alien: Covenant de Ridley Scott, una película carente en su mayoría del elemento sorpresa que debería estar presente en cada historia, repitiendo un montón de clichés que muchos llamaron "Fan service". Pero, ¿Es siempre así?, ¿Estamos condenados a que las continuaciones de nuestras historias favoritas nunca sean tan buenas como su inicio? La respuesta es no.

Aunque no es la regla de ninguna manera, hay, de hecho, muchas películas que no solo fueron buenas, sino que superaron a sus originales, quedando a veces inmortalizadas con escenas o frases famosas, algo que sus predecesoras por muy buenas que hayan sido, no pudieron lograr. Esta es una lista basada en las páginas de internet Empire, Screen Rant, IMDB y Rotten Tomatoes, y solo toma en cuenta secuelas directas, no terceras, cuartas o quintas partes.

 Así pues, como dijo Khan Noonien Singh en Star Trek: Into Darkness, ¿Comenzamos?

10.-Star Trek: The Wrath of Khan. Nicholas Meyer, 1982.

La segunda parte de la saga espacial que vio la luz por primera vez en la pantalla chica. Esta cinta es al día de hoy un referente en el cine de ciencia ficción y más aun dentro de la misma franquicia. Una de las primeras veces que vimos como un personaje principal moría en escena.

9.- Captain America: The Winter Soldier. Anthony Russo, Joe Russo, 2014.

Capitán América: El Primer Vengador nos dejó a todos esperando por una película que nunca llegó. Esta segunda parte logra posicionar a este súper héroe “de segunda” –como muchos lo llamaban– en el radar de varios fans a través de la excelente construcción de su personaje principal. Las escenas de acción son geniales y hasta antes de Civil War era considerada la mejor película de Marvel.

8.- Spider-Man2. Sam Raimi, 2004.

Si bien la primer película del “vecino amigable” logró buenas críticas y una entrada en taquilla más que aceptable, es esta secuela la que quedó marcada en la memoria de los fans. Los personajes cierran varios círculos solo para abrir otros de una manera muy orgánica, y lo hicieron con base en buenas actuaciones –como la de Alfred Molina– y una muy buena narrativa.

7.- Mad Max 2: The Road Warrior. George Miller, 1981.

Esta cinta nos sumerge totalmente en el ambiente post apocalíptico que habrá de caracterizar no solo a esta saga, sino a mucho del cine que veríamos posteriormente. Su antecesora estuvo bastante cerca, pero esta segunda parte terminó ese trabajo sin lugar a dudas.

6.- Superman II. Richard Lester, 1980.

Escrita al mismo tiempo que Superman, es obvio por qué esta última comienza de la manera en la que lo hace (presentando a los villanos de la segunda entrega). Superman II dio a los fans de los comics lo que siempre quisieron ver: un Superman midiéndose con alguien igual a él, y todas las escenas de acción que eso conlleva, escenas que, a diferencia de El Hombre de Acero de Zack Snyder, sí fueron bien logradas.

5.- The dark Knight. Christopher Nolan, 2008.

Batman Comienza fue una buena película, sí, pero uno no podía sino sentir que algo había faltado, algo que llegaría sin duda de la mano de su secuela. Esta es una historia contada de una manera que lleva al espectador en una montaña rusa de emociones; tan bien contada, que la realidad es que si tuviera como personaje central a “Juan Pérez” pocas cosas habrían cambiado. Que el personaje principal sea Batman es un plus de este excelente filme noir. No podemos dejar de mencionar la increíble actuación de Heath Ledger, quien redefinió al personaje del Guasón para siempre; una actuación que sin duda años más tarde le hizo la vida dificilísima a Jared Leto.

4.- Aliens. James Cameron, 1986.

Tal vez Ridley Scott dio vida al Xenomorfo –nombre que se da a los “Aliens”–  pero sin duda fue Cameron quien los elevó a estatus de culto. Una película  que evidentemente se hizo sin mayor pretensión que la de ser una cinta de acción, pero que, con una historia sólida y la gran actuación de Sigourney Weaver, ha logrado por mucho superar la prueba del tiempo. Es ejemplo de cómo un trabajo bien hecho, en cualquier ámbito, es un trabajo bien hecho.

3.- Terminator 2:Judgment Day. James Cameron, 1991.

No es casualidad que el director aparezca dos veces en este conteo. James Cameron es de esos directores que pueden no gustar, pero nadie puede poner en duda su capacidad de innovación. Terminator 2 fue un hit en su momento y aún hoy es la mejor película de esta franquicia, con un éxito que sus secuelas solo sueñan con repetir.

2.- The Godfather Part II. Francis Ford Coppola, 1974.

La segunda entrega de la historia de la familia Corleone es para muchos la mejor de la trilogía. Las actuaciones de Al Pacino y Robert De Niro en esta cinta son legendarias por decir lo menos. Una historia increíblemente bien narrada que es sin lugar a dudas el ejemplo perfecto de un guion muy bien escrito y ejecutado. Un hito en la historia de la cinematografía mundial, ni más ni menos.

1.- Star Wars: Episode V – The Empire Strikes Back. Irvin Kershner, 1980.

La Guerra de las Galaxias es a todas luces un fenómeno cultural. Cuando se estrenó el Episodio IV: Una Nueva Esperanza, mucha de la gente que salía de las salas de cine se formaba en las taquillas para volver a entrar, y no era para menos: frente a los ojos de los espectadores se desarrollaba una historia clásica, con los personajes arquetípicos que todos adoramos pero desde un enfoque fresco, innovador. Siendo honestos eso ya es bastante difícil de igualar, no digamos superar. Y sin embargo se superó. The Empire Strikes Back es por mucho la mejor cinta de la trilogía original de esta saga intergaláctica. Si uno se pone a analizarlo, todos los personajes tienen su espacio, crecen dentro de la historia, tienen sus propios conflictos y al final del día, todos pierden algo: Darth Vader pierde la tan anhelada alianza con su hijo; Luke, conoce la verdad acerca de su padre y tiene que enfrentar la oscuridad que hay dentro de sí mismo, solo para darse cuenta de que aún no es lo suficientemente poderoso como para lograr su objetivo. Leia pierde a Han y Han pierde su libertad, así como Chewbacca pierde a su amigo. Todos los personajes se ven forzados a enfrentar su momento más bajo, y aunque por supuesto se dejan huecos argumentales que serán cerrados en Star Wars: Episode VI – Return of the Jedi, esta película logra sobrevivir a eso y hacerse un lugar dentro de la ciencia ficción por sí misma, y como prueba, nos entrega la que podría ser la línea más famosa en la historia del cine: “Yo soy tu padre”.

Esta lista es solo un pequeño ejemplo de cómo alguien, en algún punto, mintió. Como podemos ver, segundas partes pueden no solo ser buenas, sino incluso, mejores. El cine no deja de sorprendernos para bien y algunas veces –también hay que decirlo– para mal, aunque hoy por hoy ese no sea el caso. Si tú, que estás leyendo esto, tenías la certeza acerca de las “segundas partes”, espero de todo corazón haber sembrado una pequeña duda en ti.

Hasta la vista, baby.