Viernes, 29 de Mayo de 2020
INICIO | STRATEGIAS
STRATEGIAS

Conexiones

Por: Jorge A. Meléndez
Licenciado en Economía del Tecnológico de Monterrey, donde fue premio al saber. Director de Proyectos Especiales para Grupo Reforma
@jorgemelendez

Share This:

“Tuve un infarto en el 2015 mientras alquilaba una casita en Montevideo con Airbnb. Y los dueños me salvaron la vida. Hicieron una cantidad de cosas tremendas. Sin conocerme. Nos habíamos visto un día antes cuando me dieron la llave, y nada más". Así cuenta el escritor argentino Hernán Casciari un increíble relato de coincidencias que tuvo un final feliz para todos. Te lo resumo.

Un año después, Casciari fue a conocer a Javier Artigas y Alejandra, sus salvadores. Y los dueños de la casa también tenían su historia. Artigas era un ejecutivo exitoso... hasta que le diagnosticaron una insuficiencia renal crónica. Su carrera se truncó e iniciaron sus problemas. Por eso terminó rentando su casa de huéspedes. Siendo empresario, Artigas creó una app para que personas como él planearan sus atenciones médicas al viajar. Pero nadie le hizo caso. Hasta que se le infartó su primer huésped...

Resulta que la crónica que redactó Casciari sobre su experiencia en Montevideo se hizo viral... y llamó la atención de Joe Gebbia, el fundador de Airbnb. Le gustó tanto que fue a quedarse en la casita de Montevideo, se hizo amigo de Artigas... e invirtió en su startup. Bueno, ¡Gebbia hasta usó la historia en TED!

"Esa conexión más allá de la transacción representa exactamente lo que busca la economía del compartir", explica. El epílogo de esta fantástica historia es Connectus Medical, la startup más exitosa de Uruguay. ¡Wow!

Este relato refleja perfectamente el poder de las conexiones. Porque la paradoja es que en un mundo interconectado muchas veces nuestras conexiones son digitales y se quedan por encimita. La ironía es que las conexiones humanas, las "cara a cara", son las más poderosas. ¿Cómo lograrlas? Dos pasos básicos.

1. Aprovechando oportunidades. En la actividad diaria siempre habrá puntos de contacto. Inclusive a veces con personas relevantes para tus actividades. Estar alertas, no dejarlas pasar.

2. Buscándolas proactivamente. Diseñando un plan para crear una red efectiva. Identificando empresas y personas. Utilizando las redes sociales. Buscando puntos de contacto para lograr una presentación. Ah, y preparándose para cuando se dé.

Supongamos que por azar o por intención se establece una conexión. Ahora hay que lograr que fructifique. Y la principal moneda de cambio para hacerlo es la ayuda. Y esta no tiene que ser tan dramática como salvar una vida. No, quizá sea un dato valioso o un contacto. Puede ser una palabra de aliento o a lo mejor es algo pequeño, pero tangible que el otro necesita.

Nada solidifica más una relación que darle valor a la contraparte. Y, ojo, porque hay que mantener este beneficio mutuo en el tiempo. Sobre todo, si el contacto que deseas mantener tiene poder. Los poderosos son muy celosos de sus conexiones. Como muchos los procuran, mantienen sólo las que les sirven o agradan.

Regreso a la historia de Casciari, donde la acción de Artigas le generó un megakarma positivo. Vaya que el destino lo premió.

Te propongo que lograr un buen network es una forma de mejorar las posibilidades del karma propio. Digamos que es más fácil que el destino le sonría al que tiene una buena red de contactos.

En su gran discurso de graduación de Stanford del 2005, Steve Jobs habló de las conexiones: "No puedes conectar los puntos en tu vida hacia adelante, sino hacia atrás. Debes confiar que esos puntos se conectarán de alguna forma en el futuro. Confiar en algo: tus entrañas, tu destino o el karma".

100% de acuerdo. Quizá habría que agregar a los propósitos de Año Nuevo mejorar ese network que ayude a conectarnos a un muy próspero 2020. Suerte en la faena.

Posdata. Tuve razón: AMLO canceló rondas petroleras. Se confirma su ineptitud y terquedad. ¡Muera la competencia y que vivan los monopolios estatales! Terrible.

En pocas palabras..."Eventualmente todo se conecta: personas, ideas, objetos".Charles Eames, arquitecto estadounidense.benchmark@elnorte.com