Martes, 19 de Octubre de 2021

INICIO | STRATEGIAS
STRATEGIAS

5 Consejos de negociación que te servirán, por lo menos, una vez en la vida

Por: MMD. Cristian Flores Pérez
Conferencista, consultor en marketing, especialista en relaciones públicas
info@soycris.mx

Share This:

Amigos, negociar es eso que tienes que hacer con tu jefe cuando ya compraste el boleto de avión y aún no te aprueban las vacaciones, cuando necesitas un poco de apoyo extra del personal, pero que sea de “compis” (sin decirle al sindicato) o cuando tu esposa quiere ver una película romántica en Netflix y a ti te gustan las de terror. Hay una realidad que es básica en el mundo de los negocios y que, aunque no te guste, es algo que se ha hecho por los siglos de los siglos, desde que los homínidos intercambiaban agua por golpes, pasando por la edad media hasta nuestros días y esta realidad es que… SIEMPRE ESTÁS NEGOCIANDO. Con proveedores, con otros empresarios, con tu hija de 5 años, con aquel que te quiere ver la cara vendiéndote algo al doble de lo que tú sabes que vale. ¡Ajá! ¿Ya te cayó el 20? Así es, como seres racionales en este pandémico y preapocalíptico 2021 siempre negociamos; negociar es una habilidad que todos deberíamos desarrollar, es por ello que les traigo como un regalo, ya que los quiero mucho y los quiero ver triunfar, cinco básicos de negociación que les podrían servir para toda la vida.

1.- Siempre deja que hablen primero y escucha atento

No importa que ya lleves años en un rubro o que de inicio tengas un número del cual no te quieres pasar, siempre, siempre escucha. Yo sé que eres “muy salsa” en el tema de los negocios y quisieras llegar con la espada desenvainada como poderoso templario al servicio del rey, pero esto no son las cruzadas. Deja que con quien negocias hable primero, quizá con un poco de suerte hable de más y suelte información que te sirva en un momento diferente de la negociación.

2.- Argumenta bien sobre el precio: ten claros tus bullets

Muchas veces algo es caro por ciertas razones, porque el costo es alto y, por ende, el precio debe reflejar una ganancia; el producto es altamente tecnológico o agrega valor de alguna manera. Si sabes que una de las principales objeciones será el precio del bien, ten claro lo que hay detrás que podría ser o no un tema específicamente de dinero y que tendrás que explicar.

3.- No hay enemigo pequeño

Nunca subestimes a quien está sentado contigo en la mesa, te sorprendería la cantidad de veces que he tenido a empresarios o a jefes en una discusión y les he puesto “una bailada”. Nadie es rival débil cuando se trata de argumentar y negociar, no juzgues un libro por su pasta/actitud, vestimenta, apariencia personal. Las negociaciones las visualizo como una especie de videojuego en donde todo lo físico, de alguna forma, deja de importar y más bien lo que sale de tu boca será lo que cautivará, no la ropa o el perfume que lleves puesto. He ido a negociaciones en joggers de Bershka y tenis New Balance y salido riéndome, pues el factor sorpresa al tener un conocimiento amplio del tema fue mucho más valioso que el outfit de todos los demás en la reunión.

4.- Siempre ofrece bajo, aunque consideres que es una cifra pequeña

Habrá tiempos de vacas gordas en donde podremos negociar con la lana clara y diferentes alternativas, y otras en donde sabemos que nuestro margen de acción, por lo menos en dinero, será limitado. Que no te dé pena ofrecer, si algo cuesta 3 pesos, tu di traigo $1.50 y puedo subirlo a $1.90, pero no cuento con más. En muchas ocasiones tu contrincante puede bajar hasta el 60% de su precio, ya que su margen de ganancia sigue siendo amplio. No tiene nada de malo ofrecer.

5.- Si sabes que es una negociación importante, un trato de esos que te convienen, seas persona física o moral, NO SEAS PICHICATO

Alguna vez trabajépara las dos más grandes cadenas de delivery en México, la gringa y la colombiana you know ¿y sabes cuál era el presupuesto para cerrar un deal importante con un socio regional / local con más de cinco sucursales?  Cero pesos cero centavos (perro oso). Crear un ambiente agradable para negociar implica lana, invítalos a cenar a un lugar bonito, muéstrales la ciudad, rompe el hielo con unos digestivos y ahora sí, a darle… ¿Cuánto traes tú? ¿Cuánto yo y de a cómo se arma?  No es un gasto, ES INVERSIÓN.

Hasta aquí mi colaboración, mis niños, espero que les haya gustado. Les deseo un gran día y una semana llena de éxitos cuando y donde me lean. ¡Saludos!