Lunes, 23 de Julio de 2018
INICIO | ESTILO Y VIDA
ESTILO Y VIDA

Cambiando paradigmas para hacer rendir el dinero

Por: Lic. Laura Sánchez Flores
Terapeuta especialista en cognición, lenguaje y biodescodificación.
sanlauris@hotmail.com

Share This:

Hoy en día el tema de las finanzas es uno de los que ocupan la mayor parte del pensamiento de las personas, ya sea porque no se tiene un sueldo o porque ese sueldo no alcanza.

Cuantas veces se ha sabido de personas que gozaban de buena fortuna y por “mala suerte” pierden todo el dinero, esto obedece a leyes internas inconscientes, son programas y creencias que se tienen instalados en el cerebro y que fueron escritos en la infancia.

Realmente no importa el monto del sueldo; si la información cerebral es de abundancia, se hará rendir y multiplicar. El ahorro y la administración de los ingresos requieren de una actitud correcta y de las creencias adecuadas.

Se debe cambiar la manera de pensar acerca del dinero, de la abundancia, hasta lograr tener una “mente millonaria”. Harv Eker (2005) en su libro Los Secretos de la Mente Millonaria, propone un cambio de paradigmas mentales para lograr crear esas bases en el inconsciente que harán crecer y rendir el dinero.

A través de afirmaciones y decretos, Eker da una guía para manejar las finanzas de manera adecuada; en su libro deja clara la idea que el Universo es totalmente abundante y que da a cada individuo lo que es capaz de manejar, así que, si la persona le muestra al Universo un buen manejo de sus finanzas, éstas irán creciendo poco a poco.

El gran problema es cuando no se manejan adecuadamente los ingresos y se hacen malgastos o despilfarros, ya que estas conductas se traducen en poca capacidad de manejo del dinero y así el Universo responde, restando dinero.

La manera de medir la capacidad de manejo de la economía personal se refleja en la idea de cuánto se es capaz de administrar, lo ideal es que se piense en millones, algunos cuantos en miles, pero la mayoría piensan en pesos.

Hay que analizar los patrones mentales que se han formado en el inconsciente y estos se conocen al responder a las preguntas de ¿Qué se vio, escuchó, y experimentó cuando era uno niño con respecto al dinero? Todas esas experiencias formaron las creencias que de adulto se expresan en la economía.

Todas las ideas de “el dinero es malo, los ricos son gente soberbia, para juntar dinero hay que matarte trabajando, no puedes ser rico y espiritual, el dinero no crece en los árboles, la felicidad no se compra” y muchas más, son dichos que se instalan en el inconsciente y dictan las conductas.

Todas las conductas se van heredando y se transmiten de generación en generación, tal como lo plantea Anne Anceline Shützenberger (2006) en su libro ¡Ay mis Ancestros!; si no hay una toma de consciencia de estas conductas y creencias, se está condenado a repetirlas. Así, se tendrá la misma fortuna de los padres, abuelos, etc.

Aquí se proponen unos consejos para hacer rendir el dinero y poco a poco transmitir la idea al Universo de que la capacidad de administración de los recursos financieros es adecuada para manejar cada vez una mayor cantidad de ellos.

Primero hay que hacer un balance de las finanzas, ingresos y egresos, cuánto se gana y cuánto y en qué se gasta. Este será el arranque para el cambio de paradigmas económicos. Se habrán de buscar más fuentes de ingresos, como lo hacen los millonarios.

El tener un “bote alcancía” para los cambios es una manera mas sencilla de iniciar un ahorro, se deberá depositar en él mínimo una o dos monedas al día, y al llenarse se podrá cambiar a una cuenta bancaria.

Dividir el dinero en sobres para cada rubro de gasto, por ejemplo, colegiaturas, gastos del hogar (renta, luz, agua, teléfono, etc.) diversión, preparación personal, donativos, ahorro, etc.

No es importante la cantidad de dinero que se administre, lo importante es que sea constante, si la meta es administrar inteligentemente 1000 pesos por quincena, que no baje de esa cantidad lo que se reparta en los sobres cada quincena.

Una cuenta que es básica es la del retiro, en la que se aconseja depositar el 10 % de los ingresos, que en el ejemplo propuesto serían 100 pesos por quincena. Este dinero no se gastará, será una cuenta intocable para que realmente cumpla su propósito.

Una vía adecuada para convertirse en millonario es evitar los gastos innecesarios, el comprometerse a gastar dinero que aún no se tiene a la larga puede ser contraproducente. Las deudas pueden mermar las finanzas si no se administran adecuadamente; el adquirir una casa a plazos es una inversión pero gastar en exceso en la tarjeta de crédito no lo es.

Evitar los gastos “hormiga” como son comprar dulces o chocolates, cuando ni hambre se tiene, pagar el gym y no asistir, siempre preguntarse si eso que se va a comprar se necesita, y de vez en cuando sí comprarse un “caprichito” pero que no sea un hábito.

Estos son solo algunos consejos para hacer rendir más el dinero, pero debe recordarse que la base son las creencias y los programas, así que vale la pena revisar el sistema de creencias para transformar el estado financiero en un estado millonario.

Referencias bibliográficas

Eker, H., (2008), Los Secretos de la Mente Millonaria, Editorial Sirio, S.A., España.

Schützenberger, A., (2006); ¡Ay, Mis Ancestros!, Ed. Omega, Buenos Aires

Newlands, M., (2017), 10 Tips para volverte millonario este año. Disponible en:  https://www.entrepreneur.com/article/295926