Domingo, 25 de Agosto de 2019
INICIO | CINE
CINE

Hans Zimmer, el nuevo sonido de Hollywood

Por: Esteban Cortés Sánchez
Compositor de música para cine y director de ensambles
lecscorp@yahoo.com.mx

Share This:

Es algo curioso que en la canción “Video killed the Radio Star”, interpretada por el grupo The Buggles (al cual pertenecía el personaje que nos ocupa), aparezca la línea “They took the credit for your second symphony, rewritten by machine on new technology”. Si a alguien se le puede dar el crédito de poner a la tecnología en el centro del escenario, en lo que a la creación musical se refiere en el cine, ese es Hans Zimmer. Claro que no podemos olvidarnos de Vangelis o Jean-Michael Jarre (hablando, por supuesto, de un ambiente puramente cinematográfico), sin embargo, Zimmer ha sido, sin lugar a dudas, la figura más representativa de este movimiento.

Seguramente también has escuchado su influencia; va más o menos así (favor de leerlo en voz alta): tuuu…Tuuu…TUuu…TUUu… ¡TUUU!… ¡¡TUUU!!... y es que eso es (toda proporción guardada, obviamente, y teniendo en mente una sección orquestal de metales) lo que durante años se ha escuchado en los avances de las películas venideras. Si bien podríamos decir que la “moda” comenzó con Inception, en realidad podemos rastrear el principio de todo hasta The Dark Knight; en ambas películas Hans Zimmer fue el encargado de la música y se refiere a este fenómeno como el “BRAAM”, y acerca de eso dice: “¡Es horrible! Es el ejemplo perfecto de como algo va mal. Si tienes muchas imitaciones, incluso yo me confundo”. ¿Qué relación puede tener un compositor de música para cine con una revista de negocios?

Primero, algo de historia

El maestro, originario de Alemania, pasó su juventud en Inglaterra, donde comenzó su carrera artística en grupos como The Buggles, Krisma y Helden. Como dato curioso, también participó con la banda española Mecano, por allá de 1985. Al día de hoy, ha compuesto la música de más de un centenar de películas y es el ganador de cuatro Grammy, tres Classical Brit Awards, dos Golden Globes y la joya de la corona: un premio Oscar, por la música de The Lion King, en 1995, además de otras 9 nominaciones a ese mismo premio.

No solo ha sido el compositor en varios largometrajes ganadores del codiciado premio a mejor película; es un gran empresario, su compañía, Remote Control, está detrás de la música de grandes producciones como Kung Fu Panda, Transformers, Iron Man y Hancock; asimismo, cuenta con figuras como Tom Holkenborg, James Newton Howard y Ramin Djawadi, entre muchos otros, como colaboradores frecuentes. Zimmer también es el jefe de la división de música para cine en los estudios DreamWorks.

¿Notaron que algo faltó?

El maestro nos cuenta: “mi educación formal consta de dos semanas de clases de piano y fui echado de ocho escuelas, pero entré a una banda. Me enseñé yo mismo”. Es el ejemplo perfecto de algo muy importante. Siendo un músico cuyo lenguaje técnico no es muy vasto, deja de manifiesto hasta dónde puede llevar la colaboración, cómo los contactos son algo esencial en cualquier industria, pues es a través de ellos que se pueden lograr las metas; encontrar a los socios indicados y dejarlos hacer lo que saben es siempre el camino correcto a seguir. En entrevista para Soundtrack.net dijo: “originalmente tenía esta idea de que podía ser posible alguna clase de comunidad en este trabajo, borrar los títulos, –tú eres– el compositor, –tú eres– el arreglista… eso nos ayuda a trabajar más cooperativamente. No era tan importante para mí que yo obtuviera el –reconocimiento de– compuesto por Hans Zimmer”.

Este personaje cambió el panorama de la música en el cine usando una computadora como su instrumento y sintetizadores, para luego unirlos a la orquesta clásica, y ha asegurado su lugar en la historia al colaborar con gente como Lisa Gerrard, Pharrell Williams o Radiohead, creando una red de trabajo valuada en alrededor de 90 millones de dólares. Es como dijeron Les Luthiers: “lo importante no es saber, sino tener el número del que sabe”.