Martes, 19 de Octubre de 2021

INICIO | CIENCIA Y TECNOLOGÍA
CIENCIA Y TECNOLOGÍA

El lado oscuro de los gigantes

Por: LCC. Gabriel Moreno Rodríguez
Productor; académico en el ITESM; director de noticias; analista en temas de tecnología y CEO
@gabofanfare

Share This:

En el 2020 dependimos de la tecnología como nunca antes. Y es que con los efectos de una pandemia global obligando a millones de personas a realizar sus actividades desde casa, muchos nos dimos cuenta del poder que tienen Internet y nuestros dispositivos inteligentes para simplificar la forma en que podemos funcionar como sociedad.

Con un número tan grande de gente potencialmente conectada, es fácil entender el crecimiento descomunal que han tenido aplicaciones dedicadas al trabajo, el comercio y la educación a distancia.

Durante este periodo de saturación digital olvidamos las controversias y escándalos que arrastran empresas de las que dependemos en estos días de distanciamiento, desde violaciones a nuestra privacidad, corrupción corporativa y explotación laboral hasta casos documentados de manipulación política.

Hablando de Google, podemos decir que es casi sinónimo de Internet, pues la multinacional se ha consolidado por más de tres décadas con su motor de búsqueda y servicios de trabajo en la nube. Sin embargo, ha tenido varios señalamientos sobre prácticas dudosas a lo largo de los años. Durante 2019 y 2020 la Unión Europea ha denunciado que intencionalmente bloquea y extorsiona a sitios web para que utilicen sus servicios de publicidad sobre la competencia, llegando a exigir que los espacios más redituables sean reservados para sus anuncios. ¿Y qué decir de la

privacidad? Históricamente los servicios ofertados por esta compañía han sido criticados por espiar a sus usuarios para optimizar sus ofertas, una investigación por parte de la agencia AP reveló que usuarios de iOS y Android reportaron que sus ubicaciones eran rastreadas por Google a pesar de tener sus opciones de privacidad activadas para ocultar dicha información.

¿Y Apple? Una de las empresas más valiosas en el mundo y que el año pasado alcanzaba, por primera vez, la valuación arriba de 1 trillón de dólares protagonizó una gran controversia a mediados del 2020 con Epic Games, el gigante del entretenimiento.

Uno de los mayores rasgos distintivos de la marca de la manzana es el control que exige sobre sus plataformas y sistemas operativos, lo que le ha generado la reputación de tener conductas monopólicas en el mercado. En el caso de Epic Games, responsable de crear el hit Fortnite, denunció las comisiones que exige por transacciones y compras en los juegos que forman parte de su plataforma. ¿Cuál fue la respuesta de Apple cuando Epic Games intentó ofrecer compras fuera de sus comisiones reglamentarias? Bloquear y borrar los juegos creados por la compañía dejando sin acceso a millones de usuarios en todo el mundo.

En el caso de situaciones de trabajo inhumanas, Amazon destacó con su propio escándalo a principios del año cuando The Verge –sitio estadounidense de noticias– presentó un reportaje en el cual se documentaban las condiciones laborales de cientos de empleados en las bodegas de la famosa plataforma de compras en línea, quienes vivían contra reloj en una carrera por recoger artículos a pie en enormes bodegas para cumplir con la promesa de “envíos al día siguiente” que tanto presume. Lo anterior, resultaba en trabajadores que caminaban decenas de kilómetros al día sin tener oportunidad de descanso, ya que minutos de atraso significaban multas y hasta despidos.

Si bien se debe reconocer que muchas empresas han estado a la altura de las crisis de salud que vive el planeta actualmente, como usuarios, más vale pecar de precavidos al ejercer responsabilidad en nuestras compras, apoyando negocios locales y cuidando nuestra privacidad en la medida de lo posible, pues muchas corporaciones no lo harán por nosotros.