Martes, 18 de Setiembre de 2018
INICIO | DEPORTES
DEPORTES

Tony Hawk y la revolución del Skate

Por: LCC. Jorge Aguillón Rodríguez
Periodista independiente. Escritor de columnas en diversos medios informativos.
@JorgeAR_RJ

Share This:

Para algunas personas andar en patineta es una actividad recreativa. Para otros, la tabla con ruedas representa mucho más. Es deporte, pasión y un vínculo muy importante que ha ayudado a muchos individuos a desarrollarse en la vida.

Mientras algunos ven al Skate como un deporte de exhibición y otros como un simple medio de transporte, hay personas que identifican a esta actividad con una forma de vida. Una cultura que refleja libertad, identidad y una actitud contestataria que enfrenta se enfrenta a los retos sin miedo.

El Skate se convirtió en un deporte que alberga a un nicho de mercado tan específico, que quienes han invertido en él de manera concreta, han encontrado un crecimiento notable en las últimas décadas. El público cautivo de la cultura skate le ha permitido a varias marcas importantes posicionarse de manera efectiva en el mercado.

Gracias a este nicho de mercado, los atletas que decidieron dedicar sus vidas a la patineta, encontraron una forma de solventar sus actividades. Los patrocinios, las campañas publicitarias y las giras de promoción se convirtieron en la principal fuente de ingresos para estos “Riders”. De esta forma fue que una práctica peculiar que surgió a principios de los 50 y se popularizó a inicios de los 80 diera  paso al profesionalismo.

Con esto comenzaron a surgir los nombres de los atletas que a la postre se convertirían en los padres y padrinos del skate. Figuras que surgieron del amateurismo y que hoy se erigen como los grandes nombres en la historia de este deporte extremo.

El Legado de Tony Hawk

Se puede decir que Tony Hawk ostenta el legado más notorio en el mundo de los deportes extremos. Figura en eventos como los X Games y en el mundo del Street skate, desde los 80 hasta la actualidad; Hawk estableció un antes y un después en este deporte.

El californiano no solo es una de las figuras más influyentes a nivel deportivo. También es uno de los emblemas de la cultura skate. Pasó de ser un niño con talento prometedor en los eventos de exhibición a ser uno de los atletas con una de las carreras más prolíficas del mundo.

Desde sus inicios junto al equipo conocido como “Bones Brigade”, Tony brillaba en los skate parks a lo largo y ancho de los Estados Unidos. En sus inicios portaba una larga cabellera rubia y ropas en colores vivos que lo hacían lucir llamativo. En la actualidad se le reconoce como el padre del Vert Skate al ser uno de los principales exponentes de la especialidad en patinaje en rampas conocidas como Half Pipe (Media pipa o tubo). A pesar de contar con un estilo y una técnica depurada que lucieron en eventos como los ESPN X Games, Tony cuenta con una fuerte escuela callejera, situación que se fortaleció durante sus inicios como profesional desde que tenía 14 años.

Hawk no solo ha sido una gran figura gracias a sus proezas a bordo de la patineta, sino también por sus importantes incursiones públicas con el fin de difundir el skate. El patinador, oriundo de San Diego, es uno de los más importantes portavoces de esta disciplina y uno de los principales impulsores de que las competencias de skate tomaran rumbos cada vez más altos. Solo por citar uno de sus logros históricos, Tony Hawk cuenta con un record Guinness por haber ejecutado el primer “900” en la historia. Este truco consiste en completar dos giros y medio sobre el propio eje mientras se está en el aire sobre una rampa.

El Millonario de la patineta

Hay muchos atletas que lograron ser destacados por publicaciones internacionales como Forbes, The Economist o Entepreneur. Pero los atletas de un deporte de exhibición que llegan a estos niveles son pocos. Muchos destacaron, pero pocos han logrado los niveles que Tony Hawk ha alcanzado. Hasta 2017, el nacido en San Diego, California, acumula un valor neto que supera los cien millones de dólares. Esta acaudalada fortuna se ha visto beneficiada por la intensidad que invirtió en sus diferentes facetas dentro de la cultura Skate.

Una de las claves del éxito que Tony sostiene en su historia, fue siempre reconocer sus errores y apreciar el valor de algunas malas decisiones. Fue justamente tras firmar un contrato de derechos de imagen que Hawk firmó siendo joven, que descubrió la importancia de estar en control tanto de su nombre como de lo que su imagen representaba.

Con su nombre como bandera, comenzó a aventurarse en diversos negocios. Uno de los primeros pasos fue la creación de Birdhouse. Con esto inició su primera marca de tablas, misma que se veía beneficiada por su figura mediática. Cabe recalcar que Tony estaba involucrado en todas las actividades de la marca, desde el diseño, las pruebas del producto, la promoción y el diseño de las campañas.

Este fue uno de sus primeros aciertos como emprendedor. Estar en total control no solo del negocio en el que invertía, sino también ser un conocedor del mercado y del público al que se acercaba. Estas resultaron ser las claves del éxito para Birdhouse.

Otro éxito significativo en la trayectoria empresarial de “Birdman” fue su incursión en el mundo de los videojuegos. Como si fuese una situación totalmente planeada, Hawk entró en negociaciones para crear un juego que llevaría su nombre, justo en el momento en el que los videojuegos estaban presentando un crecimiento exponencial. Cuando estas negociaciones surgieron, la competencia entre las marcas de consolas comenzaba a acaparar reflectores. Las ventas se dispararon y para Tony Hawk y sus asociados esto resultó en una de las oportunidades más importantes para crecer y colocar su marca mucho más lejos.

Junto con la compañía Neversoft Tony se involucró en la creación de “Tony Hawk´s Pro skater”. Este juego fue lanzado en 1999 para la entonces nueva plataforma Play Station. Hoy por hoy es un clásico para toda una generación que creció eligiendo a su rider favorito y disfrutaba haciendo los trucos más dementes en los skateparks digitales. Todo esto produjo ganancias que no solo beneficiaron a Hawk, sino también a otros skaters, otras marcas importantes y en sí, a poner más reflectores hacia este deporte.

Desde el 99 hasta el 2010, surgieron 10  videojuegos que portan el nombre de Tony Hawk. Esto, junto con la venta de tablas, zapatos y ropa, se convirtió en una historia de éxito absoluto en el mundo de la cultura skate.

 

Para pensar

Si bien el éxito monetario representa en mayor parte el desarrollo y crecimiento adecuado de una inversión o proyecto, el ejemplo de la marca Tony Hawk es una muestra de que muchas veces una inversión acompañada de una convicción personal puede ser un éxito considerable.

Tony Hawk es un ejemplo de éxito en todas las facetas posibles, pero lo más rescatable es que este éxito ha sido compartido con toda la gente que forma parte de la impresionante cultura del Skate.

Cada proyecto en el que Tony se ha involucrado o ha invertido, tiene como objetivo primordial promover e impulsar el deporte que a él lo ha hecho crecer prósperamente. Es esperanzador escuchar una historia de éxito que involucra a tanta gente de manera  directa o indirecta.

De todo esto lo más importante es que pese a que hoy por hoy es un millonario más, dueño de un legado impresionante, Tony Hawk sigue patinando y con cada exhibición y cada vuelta que da sobre su tabla sigue revolucionando el mundo del skate.