Sabado, 23 de Septiembre de 2023

INICIO | CIENCIA Y TECNOLOGÍA
CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Fideicomiso de datos

Por: LI. José Eduardo Carrillo Castillo
Gerente de sistemas e informática STRATEGA Consultores
eduardo.carrillo@strategamagazine.com

Share This:

Tenemos el diagnóstico de que hay una falta de conciencia sobre cómo usamos y permitimos que se use nuestra información en Internet y es precisamente por eso que necesitamos una receta, una que pueda controlar de manera más fidedigna el acceso hacia nuestros datos y una posible solución sería el fideicomiso de datos.

¿Te has dado cuenta de que cuando ingresas a una página web, se te da aviso de que tus cookies de navegación serán utilizadas para rastrear lo que haces mientras estás en dicha página? La verdad es que, apuesto, muy pocas veces te detienes a leer lo que estás entregando al aceptar ser rastreado. Peor aún, me atrevo a asumir que no te has detenido a pensar en dónde acabarán esos datos. Normalmente muchos terminan siendo vendidos a empresas de publicidad para posteriormente crear campañas de mercado, hasta ahí todo bien, pero, en este mundo azaroso no todo es miel sobre hojuelas, una parte importante de esos datos son filtrados, hackeados o vendidos a personas que después los utilizarán para extorción.

2021 fue el año marcado por la pandemia, pero sobre todo por el incremento del uso de la tecnología, de la mano de un aumento significativo de ciberataques, patrocinados por fugas de información, quedando así demostrado que las empresas tecnológicas y los gobiernos no han gestionado de manera correcta nuestra información personal, fuimos testigos de venta de datos en Mercado Libre, de la base de datos del padrón electoral INE de ciertos estados, de la filtración de millones de cuentas de Facebook, de las vulnerabilidades de las videollamadas de Zoom. Los fideicomisos pudieran ayudarnos a tener un mejor control sobre todo esto. Con la llegada de la ciencia de datos, surge la necesidad de poder entregar de manera correcta y limitada nuestra información para el progreso de la ciencia y la sociedad, por ejemplo, si se entregaran las muestras de nuestros hábitos de compras alimenticias en tiendas digitales a investigadores de la nutrición, sería posible crear campañas parar mejorar dichos hábitos por medio de una empresa que gestione y supervise que nuestros datos sean utilizados sólo para ese propósito, básicamente un fideicomiso sería el equivalente a un sindicato de trabajadores, es decir, alguien que vele por nosotros, nuestros derechos digitales y la información que vamos dejando por Internet.

Tomar conciencia de cómo y para qué usamos Internet es cada vez más importante, ya que algo inevitable es que seguiremos adaptando la tecnología a nuestras vidas, Alexa sabe la hora a la que nos despertamos y dormimos, el reloj inteligente sabe las calorías que quemamos o si somos sedentarios, el celular manda tu ubicación a terceros, las cámaras web suelen ser vulnerables a ataques sencillos para espiarte, podemos colocar información que no sólo nos perjudique a nosotros, sino a otros, compartir la ubicación de la casa de una persona conocida sin su consentimiento puede generar algún intento de extorsión, sobre todo si no tenemos bien configurada la privacidad de nuestras redes sociales.

Según la agencia de marketing digital Branch, México tiene actualmente 129 millones de habitantes, de los cuales existen 115.4 millones dispositivos móviles conectados a Internet, esto constituye el 89.1% de la población, es inevitable que comencemos a formularnos preguntas como ¿qué está pasando con nuestros datos? ¿A dónde va nuestra información? Un fideicomiso se encargaría de contestar ¿quién puede recolectar y quién puede decidir sobre la recolección de datos?, ¿quién puede acceder y quién puede decidir sobre el acceso? ¿Quién puede usar y quién puede decidir sobre el uso de nuestros datos?

Debemos tener la libertad, transparencia y conciencia sobre nuestros datos digitales para tomar la mejor decisión de qué sí y qué no se puede hacer con ellos, es momento de pensar en soluciones que aumenten la confianza del consumidor digital que en México cada vez crece más y los fideicomisos de datos pudieran ser un primer paso hacia la solución de nuestra genuina privacidad.