Domingo, 28 de Mayo de 2023

INICIO | BITÁCORA LEGAL

La corte y Tiktok, ¿la mejor manera de entender la justicia en México?

Por: LD. Hugo Enrique Mendoza Carbajal
Abogado fiscalista STRATEGA Consultores
hugo.mendoza@strategamagazine.com

Share This:

El pasado 28 de diciembre, el Centro de Investigación para el Desarrollo Humano (Cindehu) ubicado en Tabasco publicó en su página de Facebook una nueva y variada oferta educativa, destacando (entre otras igual de escandalosas) la Licenciatura en Creación de TikToks. Si usted seguía con la cruda por la comilona del recalentado navideño, la viralización de esta noticia la pudo tomar por cierta; pero, a sólo un clic de distancia y con un poco de sentido común, se pudo haber percatado de que fue una broma de esta institución universitaria por el día de los santos inocentes.

Lo relevante de este hecho fue que muchos creyeron que fue verdad, y no se les culpa. Actualmente, las redes sociales han tomado un gran auge y de manera cómica se pronostica que en el futuro habrá más influencers que abogados. Y es aquí donde se conjugan estos dos mundos, tomando de ejemplo al Ministro Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, titular del Poder Judicial desde 2019, ha causado revuelo, pues uno de sus objetivos es acercarse a la población joven del país haciendo uso de redes sociales. Por mencionar algunas, en su cuenta de TikTok (@arturozaldivarl) tiene casi 59 mil seguidores y en Twitter (@ArturoZaldrivarL), 243 mil. De manera simple y con lenguaje coloquial, transmite el significado y alcance de las sentencias relevantes que se emiten, enfocado en los derechos humanos.

Si bien la finalidad es comunicar efectivamente los alcances y la efectividad de la justicia nacional, en ocasiones se pierde el mensaje y llegan a ocurrir malos entendidos entre la población en general, concibiendo fake news. Pongamos el caso de la también ministra de la SCJN, Margarita Ríos Farjat y la posibilidad de que se pueda cambiar la fecha de nacimiento de cualquier persona.

En efecto, el año pasado se emitió una jurisprudencia en donde se permite que el Registro Civil pueda corregir el acta de nacimiento de un individuo con una fecha diferente a la que aparece en el documento en cuestión. Esto, claro está, reuniendo ciertos requisitos y llevando el juicio correspondiente, acreditando con documentos y demás probanzas que la fecha plasmada es incorrecta. En otras palabras, no es al contentillo de todos.

¿Qué fue lo qué pasó? El tiktoker @elcharro_n1963, quien se viste de charro y usa una capucha negra, tergiversó lo que resolvió la Corte y así se viralizó la noticia. Tal fue el impacto que el otrora presidente Felipe Calderón –quien estudió Derecho– usó como base tal video para emitir una crítica sin fundamento, propiciando que se difundiera aún más la nota falsa. Inocente palomita.

Ríos Farjat tuvo que publicar un video en su cuenta de Twitter (@MargRiosFarjat) para aclarar todo el asunto, lamentando que decisiones importantes en materia judicial se digan con tanta ligereza “porque en lugar de lastimar a la Corte, que es una institución de la sociedad, terminan confundiendo a las personas, en especial a las más jóvenes”.

Esto es sólo un reflejo del exceso de información que tenemos y consumimos, la cual carece de un criterio y de un entendimiento. Parece que los abogados usan un vocabulario especializado y de nicho, pero la realidad es que no existe tal cosa: el lenguaje jurídico es el lenguaje común. Además, hay que añadir que los medios de comunicación van cargados con un enfoque ideológico y político.

El aborto, el libre desarrollo de la personalidad, el uso recreativo de sustancias, los derechos reconocidos a la comunidad LGBT+, entre otros, no pueden ser analizados por la sociedad porque se ve influenciada por personajes de Internet sin rostro cobijados por el anonimato que concede un teclado.

Existe un remedio simple. Como se aludió al principio, hay que alejarnos de los charros encapuchados y verificar la información que consumimos. Todo está a un clic de distancia.